10 frases célebres de Charles Darwin para empresas en evolución

COMPARTE:

El año 2009 se cumplieron 200 años de su nacimiento, y con su figura, uno de los hitos más importantes de la humanidad; la teoría de la selección natural como explicación del proceso de la evolución humana y como base de la biología moderna. Charles Darwin fue un naturalista aventurero que antes de los 30 años ya se embarcó en un viaje alrededor del mundo, a bordo del Beagle, al que su padre se opuso inicialmente por considerarlo una pérdida de tiempo. Fue en esta travesía y mientras el Beagle exploraba las costas de Suramérica, donde Darwin empezó a teorizar sobre la naturaleza que le rodeaba.

Su diario de viaje le hizo un autor famoso y la experiencia a bordo del Beagle le abrió las puertas a la teoría de la selección natural, porque fue donde se empezó a interesar por la transmutación de las especies. En “El orígen de las especies” (un título más comercial que el original “El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas preferidas por la lucha por la vida“) Darwin defiende que los individuos cuyas características les confieren ventajas en un ambiente determinado son seleccionados frente a otros, y por lo tanto, las características de estos individuos serán las que pasen a las siguientes generaciones. Se puede decir que la selección natural de Darwin es a la biología lo que la teoría de la relatividad de Einstein es a la física.

Religioso escéptico, Darwin tuvo gran reconocimiento una vez fallecido (aunque la popularidad le llegó con vida, sus teorías causaron especial polémica en ámbitos religiosos y científicos) y es uno de los 5 personajes del S.XIX que no pertenecieron a la realeza del Reino Unido honrado con funerales de estado. Fue enterrado en la Abadía de Westminster, cerca de John Herschel e Isaac Newton. Todavía hoy, sus teorías siguen vigentes, y también en el mundo de los negocios se pueden sacar conclusiones. Por eso, hoy presentamos una selección de 10 frases emprendedoras de Charles Darwin para empresas en evolución.

Darwin

En la larga historia de la humanidad (incluso de la especie animal), son aquellos que aprenden a colaborar y a improvisar los que tendrán más probabilidad de prevalecer.”

Esta no es la frase más famosa de Charles Darwin (según l’agencia France-Press, Darwin nunca pronunció la celebre, aunque erróneamente atribuida, frase de “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la más receptiva al cambio”), pero sí la que mejor ejemplifica el camino que debemos emprender, ya sea en los negocios como en la vida misma, para prevalecer: la cooperación.

Si la miseria del pobre es causada, no por las leyes de la naturaleza, sino por las instituciones, grande es nuestro pecado.”

Del mismo modo que en la historia de la humanidad, las malas decisiones institucionales pueden abocar al sufrimiento de sus ciudadanos, en el caso de las empresas, la mala gestión del emprendedor puede echar a perder el buen trabajo de ilusión y sacrificio que se ha hecho antes.

La historia se repite. Ese es uno de los errores de la historia.”

El fracaso forma parte de la vida, y más aún, del emprendimiento. Pero un fracaso solo es un error si no se aprende de ello en el futuro.

Los instintos naturales se pierden en estado doméstico.”

Si Darwin hubiera sido emprendedor, nos hubiera dicho que nunca perdiésemos la chispa que nos aventuró a emprender, que nunca dejáramos llevar por la cotidiana realidad del empresario, y que nos mantuviéramos fieles a nosotros mismos. Sepamos evolucionar, pero dejemos un poco de margen al animal salvaje que llevamos dentro.

La ignorancia genera más confianza que el conocimiento. Son aquellos que poco saben, y no aquellos que más saben, quienes tan positivamente afirman que este o aquel problema nunca será resuelto por la ciencia.”

Una frase para reflexionar. El conocimiento no sobra nunca, ni como especie ni a la hora de emprender, porque todas aquellas preguntas de nuestra empresa que no dejemos a la alcance de la suerte son respuestas que sabemos del cierto que han ocurrido por nuestra mano emprendedora.

No puedes depender de tus ojos cuando tu imaginación está fuera de foco.”

Hay momentos en los que debemos cerrar los ojos y abrir nuestra mente: el instinto animal es algo que nos define, y a los emprendedores, más aún. Por eso, a veces hay que confiar en lo que lo que creemos y echar el resto con nuestra imaginación.

Sin duda no hay progreso.”

Para mejorar, en la ciencia y en el mundo empresarial, no hay que tener miedo a lo desconocido. Los grandes enigmas se resolvieron porque alguien alguna vez se atrevió a preguntárselo. En un negocio es lo mismo, solo avanzaremos si conseguimos inculcarnos a nuestros compañeros y a nosotros mismos una de las máximas del emprendimiento: no dejes de preguntar y de asumir retos que aún no has conseguido

El hombre que le preocupa gastar una hora de su tiempo, aún no ha descubierto el valor de la vida.”

Gran definición de la productividad personal. Para que una empresa tire adelante hace falta, inevitablemente, tiempo y dedicación, y aunque esto no garantiza ni de lejos el éxito, sí que lo facilita. Quien crea que pierde una hora cuando la invierte en su negocio, es que aún no aprecia lo suficiente su proyecto.

Un mono americano, después de emborracharse de brandy, nunca más lo tocaría, y esto es mucho más sabio de lo que harían la mayoría de hombres”

Más allá de las teorías sobre el porqué de la etiqueta de Anís del Mono con la cara de Darwin (que si el propietario era un creacionista, que si era una estrategia de marketing para aprovechar el debate de la evolución…), el caso es que el ejemplo del mono y el brandy nos vienen bien por ejemplificar aquello que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. De los errores se aprende, no se repiten.

La amistad de un hombre es uno de los aspectos que más valen la pena mantener.”

Quien tiene un amigo tiene un tesoro, y quien tiene a un socio… bueno, quien tiene un socio que comparte la misma ilusión que tú para tu proyecto tiene una suerte divina. Lo más preciado en una empresa es la gente que da forma a las ideas y a los proyectos que se derivan. Cuídalos y mímalos porque son ellos los que hacen crecer tu negocio.

¿Qué te han parecido estas frases de Darwin? Si quieres conocer otras célebres citas como Bruce Lee, los grandes pensadores, el homenaje emprendedor que le hicimos a Nelson Mandela, Albert Einstein, Coco Chanel o Thomas Edison, y participar en nuestra encuesta semanal: ¿con que frase emprendedora de Darwin te identificas más? Recuerda que puedes comentarlo en este mismo artículo o en nuestro grupo de Linkedin para emprendedores y empresarios. Ya somos más de 16.000 emprendedores evolucionando juntos.

¿Con qué frase de Darwin te identificas más?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...