10 frases desafortunadas para emprendedores

COMPARTE:

El camino del emprendedor es arduo y lleno de espinas. Si no que se lo digan a Llorenç González, que sin perder la sonrisa nos contó los obstáculos con los que se encontraba el emprendedor a la hora de iniciar su proyecto, a la vez que nos desgranaba algunas frases lapidarias sobre lo que significaba ser emprendedor y con las que muchos os habréis sentido identificados.

frases

Precisamente, hoy presentamos una selección de 10 frases desafortunadas sobre el emprendedor. Seguro que muchos de vosotros las habréis oído en más de una ocasión, o habréis estado tentado de pronunciarlas. Son afirmaciones que sin mucho reparo o conocimiento de causa se asimilan directamente al emprendedor, y no necesariamente tienen porque ser ciertas.

Piensa en algo que nadie haya hecho antes.

Antes de llegar a esta conclusión ten en cuenta que si nadie lo hecho antes es por algo. No quisiéramos ser catastrofistas, pero que no exista un producto no garantiza que sea un éxito en el momento que se desarrolle. A veces, más que idear un producto único, se trata de desarrollar una idea que mejor resuelva una situación.

El proyecto es tan bueno que se venderá solo.

Entonces, supongo que no hará falta ningún plan de mercado, ¿verdad? Ni desarrollar una estrategia de ventas, ni un plan de comunicación, ni… Que un buen producto te facilitará mucho sacarlo al mercado es obvio, pero detrás de una buena idea tiene que haber indiscutiblemente el trabajo para que tenga el reconocimiento que se merece.

Emprender es trabajar unos años como pocos para vivir como nadie el resto de mi vida.

De todas, sin duda, la más desafortunada, porque afecta a uno de los pilares del pensamiento emprendedor. Emprender es una actitud vital, en el que obviamente uno espera ganarse la vida, pero que va más allá de ganar dinero. Esperar que emprender suponga un enriquecimiento fuera de lo común (casos hay, por suerte) puede convertirse en una auténtica decepción.

El emprendedor nace, no se hace.

Depende. Es un poco frívolo y simplista afirmar que emprender está destinado solo a unos pocos elegidos. Está claro que que hay muchos emprendedores que tienen des de siempre la inquietud para iniciar su propio proyecto, pero hay muchos casos de profesionales que descubren esta vocación emprendedora por casualidad o por necesidad, y que deben “aprender” y desarrollar muchas capacidades a medida que van desarrollando su proyecto.

Rodéate de gente mejor preparada que tú.

Esto en cierta medida es un buen consejo, aunque un emprendedor lo que necesita es socios y compañeros que se adapten a su proyecto. Ciertamente, no tengas miedo de contratar gente mejor que tú, pero que sea en puestos que realmente lo necesitas. Es un error típico buscar trabajadores sobrecualificados, pensando que así tu empresa mejorará sustancialmente.

Búscate la financiación antes de emprender.

Obviamente que la situación ideal antes de empezar es tener un buen colchón que te garantice cierta tranquilidad. Pero muchas veces (la mayoría, de hecho), no es así. No te preocupes si no encuentras un inversor inicial, porqué emprender a low cost es posible e incluso muy recomendable. Ya llegará el momento que tengas que buscarte la financiación para ampliar tu negocio, pero al principio no te obsesiones con ello.

Si quieres que tu proyecto tenga éxito, échale horas.

Recuerda que tienes una familia y unos amigos que seguramente disfruten de tu compañía. La dedicación e implicación es esencial para un emprendedor y no vamos a ser nosotros quien discuta la cultura del esfuerzo, pero sé realista y sobretodo intenta hacer compatible tu proyecto con tu vida privada. No te preocupes, que horas le vas a echar, pero procura que el tiempo que le dedicas sea lo más rendible posible.

El mercado no estaba preparado para mi proyecto.

Una afirmación un poco engreída, ¿no crees? Antes de concluir que la culpa es de otros, plantéate que quizás no has sabido responder a las necesidades de la oferta. Incluso en el caso que tu proyecto fuera muy innovador para un determinado mercado, acepta tu parte de culpa para por no detectarlo antes.

Si tu negocio no funciona, pivota.

Pivotar es la palabra de moda para según qué asesores. Que una empresa debe tener la capacidad de adaptarse a los cambios del mercado es evidente, pero vigila a la hora de modificar tu proyecto en base solo a los resultados. Si tu negocio no funciona, analiza bien qué es lo que falla y dónde lo puedes solucionar. No dudes en pivotar, pero también defiende la idea de tu proyecto por la que un día apostaste.

El fracaso es la mejor lección para un emprendedor.

Hombre, fracasar no mola y, siendo objetivos, es el peor escenario que se puede encontrar un emprendedor, ya sea simplemente con el “no” de un cliente o directamente com tener que cerrar la empresa. Es un poco desalentador ver como los esfuerzos puestos en tu proyecto se van al traste, no nos engañemos. Ahora bien, si esto sucede intenta sacar provecho y aprender de los errores y que no se repitan en el futuro.

Seguro que nos quedamos cortos, y que esta lista fácilmente puede ampliarse. ¿Alguna vez te han dado un consejo que crees que es especialmente desafortunado? ¿Hay alguna de las famosas frases “motivacionales” para emprendedores que creas que no tiene nada que ver con lo que realmente significa emprender? Déjanos tu opinión en los comentarios, o participa en nuestro grupo de Linkedin para emprendedores y empresarios. A ver si entre todos vamos desmontando ciertos mitos y falsedades sobre el emprendimiento.