4 tácticas futbolísticas para empresas de éxito Mundial

COMPARTE:

El fútbol, lo hemos visto en IDnews esta semana, es más que un simple deporte, es un gran negocio en el que clubes, selecciones, competiciones y jugadores son productos que arrastran enormes cifras de negocio en publicidad, merchandising, videojuegos, medios de comunicación y otras actividades.

El juego en sí puede ser, además, una fuente de inspiración para la gestión de nuestra empresa. Un equipo, no deja de ser como una empresa en la que los recursos humanos (los jugadores) tienen una enorme importancia. El entrenador o Director Técnico, en el planteamiento tácticos, la capacidad de motivar y liderar, la gestión de las personas y  las habilidades comunicativas -hacia adentro y hacia afuera del equipo,- tiene un rol similar al de un CEO.

 

tácticas empresariales

¿Posesión o contragolpe?

Nos hemos preguntado qué podemos aprender de las tácticas y estilos de juego de las selecciones campeonas del mundo. A continuación, repasamos algunas que han dejado su impronta en los Mundiales pensando en qué podemos aprender para el éxito de nuestra empresa.

Brasil y el Jogo Bonito

Brasil es, con cinco campeonatos, la selección más victoriosa de la historia. La verdeamarelha ha contado siempre con futbolistas de gran talento individual, técnicos y creativos como Ronaldo, Ronaldinho (campeones en 2002), Romario (campeón en 1994) y, sobre todos, O Rei Pelé, uno de los más grande jugadores de todos los tiempos, campeón en 1958, 1962 y 1970. Este último campeonato representa la máxima expresión del fútbol brasileño, reunía junto a Pelé a otros 4 jugadores de talento ( Rivelino, Gerson, Tostao y Jairzinho) en el que fue conocido como el equipo de los 5 dieces. Junto a ellos, jugadores menos conocidos como Brito, Piazza y Clodoaldo mantenían la estructura del equipo.

En la empresa, el mejor talento es, sin duda, imprescindible para innovar y lograr el valor añadido que tus clientes necesitan. Pero, la gestión del talento es igualmente necesaria para conseguir que todos cooperen en el logro de los objetivos. Junto a los departamentos más creativos, como I+D o marketing, hace falta que otros menos “glamurosos,” como finanzas, recursos humanos o legal, hagan su trabajo a la perfección para mantener la estructura de la empresa.

Holanda y el fútbol total

Holanda ha sido finalista de la Copa del Mundo en tres ocasiones (1974, 1978 y 2010) pero nunca se ha alzado con el trofeo. Sin embargo, ha dejado su huella en el fútbol internacional gracias a un estilo de fútbol ofensivo, técnico, rápido e innovador conocido como fútbol total. El máximo exponente fue el combinado que perdió la final contra Alemania en 1974. Dirigida por Rinus Michels y capitaneada por Johan Cruyff, “la Naranja Mecánica” se caracterizaba por el intercambio continuo de posiciones. Cada jugador tenía la libertad de salir de su zona y la responsabilidad de ocupar las que otros dejasen libres, lo cual requería de sus grandes capacidades técnicas y tácticas.

Empresas como Valve funcionan sin jefes ni jerarquías, los trabajadores -en su mayoría ingenieros informáticos de alta cualificación- pueden participar libremente en aquellos proyectos que más les interesen; para eso, disponen de mesas con ruedas para poder desplazarse y formar equipos en función de cada proyecto. No en todas las actividades es posible pero, cuando dispones de profesionales de alto nivel, la autogestión y el trabajo por proyectos puede ser una buena táctica para no ahogar la iniciativa innovadora con burocracias.

Argentina y la divinización del líder

Ganó dos campeonatos mundiales, en 1978 y 1986. Este último encumbró a Diego Armando Maradona como uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol (si no el mejor). Sus goles ante Inglaterra -uno con la mano (la Mano de Dios) y otro considerado como el mejor gol de la historia de los Mundiales en el que regateó a medio equipo rival arrancando desde su propio campo- convirtieron a “El Pelusa” en algo más que un jugador, un verdadero ídolo de masas para toda una nación. La posterior trayectoria de D10s, como lo apodaron algunos, con su positivo por drogas, nos recuerda que los ídolos también pueden tener los pies de barro.

Muchas empresas nacen y crecen bajo el impulso visionario de un líder, un artista que eclipsa a todo el equipo, alguien que es capaz de inventar lo que nadie es capaz de ver. Sin embargo, el líder también puede cometer errores y la compañía debe poder sobrevivir y funcionar sin él. Steve Jobs, considerado por muchos el emprendedor más importante de la historia, fue capaz de revolucionar el mercado varias veces, primero con el lanzamiento de los ordenadores Macintosh y, años más tarde, con el Ipod, el Ipad y, sobretodo, el Iphone. Tras su prematura muerte, muchos son los que dudan de si la compañía seguirá siendo capaz de liderar la innovación tecnológica.

España y el Tiki-Taka

España logró, en 2010, quitarse la etiqueta de “eterna-favorita-que-nunca-pasa-de-cuartos” consiguiendo en Sudáfrica su primer título Mundial. Las victorias en la Eurocopa ( 2008 y 2012) la convirtieron en una referencia planetaria no sólo por sus triunfos sin no por su estilo de juego. El tiki-taka, emparentado con el fútbol total holandés, se caracteriza por la posesión del balón, los continuos y rápidos pases en corto y la técnica individual de los “bajitos” puesta al servicio de un juego verdaderamente colectivo. Sin grandes estrellas ( como Pelé, Cruyff o Maradona), en España,  los que más destacan – Xavi, Iniesta- lo hacen porque su juego hace mejores a los demás.

Como dice Javi Creus, en la actualidad la competencia no se da tanto entre empresas como entre ecosistemas, un conjunto de empresas que comparten un mismo sistema colaboran y compiten contra otros grupos. Así, no hablamos tanto de Apple frente a Google como del iOs frente a Android. Una empresa triunfa en la medida en que es capaz de generar un ecosistema en el que otras empresas puedan desarrollar nuevos productos y añadir valor al conjunto del sistema.

Otros estilos y selecciones como el “catenaccio” italiano, la incansable y disciplinada Alemania o la atlética y multirracial Francia han salido victoriosas en otros Mundiales.  Eliminada España del Mundial, Brasil, Argentina, Alemania y Holanda parecen candidatas a la corona. ¿Qué podremos aprender de ellas? ¿Qué estilo de juego dominará en el fútbol de los próximos años? ¿Cómo serán las empresas que quieran triunfar a nivel Mundial?