9 consejos calamitosos para desaprovechar un evento de networking

COMPARTE:

Dicen que tu agenda de contactos vale tanto como lo que valen tus contactos. Esta afirmación en el caso de los emprendedores, cobra especial importancia, porque desarrollar una buena red de contactos y establecer las relaciones adecuadas puede ser un elemento crítico a la hora de mantener a flote el proyecto empresarial. Una buena herramienta son sin duda los eventos de networking. Si eres emprendedor veterano, sabrás a lo que nos referimos, y si todavía estas empezando, toma nota, porque se convertirán en un clásico en tu agenda emprendedora.

desaprovechar networking

Hace unos meses os dimos unos consejos de cómo aprovechar un evento de networking, pero hoy nos permitimos una pequeña travesura y os proponemos los 9 consejos que debéis aprender para desaprovechar un evento de networking. Lo reconocemos: son una recomendaciones calamitosas y por una vez os pedimos que no nos hagáis demasiado caso… a no ser que queráis es fracasar a la hora de ampliar vuestra red de contactos.

Llegar 5 minutos tarde es signo de elegancia

(Aunque llegar tarde en un evento de networking no es el mismo drama que llegar tarde con un inversor, tampoco es nada recomendable. Porque el networking es, básicamente, conocer gente, y todo lo que haces mientras no estés creando sinergias es desaprovechar el tiempo. O sea, que no hagas mucho caso a ciertos protocolos sociales, que esto del networking empieza con o sin ti.)

Confía en tu innata capacidad para improvisar

(Si lo que quieres es aprovechar una sesión de networking, prepárate. No solamente tu discurso -el Elevator Pitch seguro que te ayuda- sino también en el evento al que acudes. Procura en la medida de lo posible saber quien estará allí, sobre qué temáticas se hablará y cómo pueden aportar a tu proyecto. Priorizar tus contactos te ahorrará mucho tiempo, y en ese tipo de eventos en los que el tiempo es un bien escaso, te facilitará las cosas.)

Quédate quieto y espera que vengan a contactarte

(Si te crees que tu proyecto es suficientemente conocido para que sean los demás quienes vengas a buscarte… ¿qué haces en un evento networking? Porque en estas sesiones se trata de tener una actitud proactiva. Si no te interesas por ningún proyecto, no esperes que nadie se interese por el tuyo. El éxito de participar en eventos de este calibre depende en buena parte de las ganas que pongas para contactar con otros emprendedores.)

Aprovecha para contar tu historia

(Lo dicho antes: el tiempo es limitado. Tus batallitas emprendedoras deberán esperar: centra tu mensaje en tu empresa, en los servicios que ofreces, cómo te diferencias de la competencia. Hablar sobre cómo decidiste iniciar tu empresa, las dificultades que te encontraste y cualquier otra cosa que no tenga que ver con lo que ofreces, poco interesará a tu interlocutor.)

No pierdas el tiempo escuchando los proyectos de los demás

(Si vas a un evento de networking a soltar tu discurso, ahórrate el camino. Una sesión de networking sirve para tejer tu red emprendedora, y no solamente para vender tu producto. Interésate por lo que hacen los demás y piensa constantemente como pueden encajar los demás proyectos en el tuyo propio.)

Ponte a la defensiva: seguro que hay alguien que intenta copiar tu idea

(No tengas miedo de compartir tu idea y recuérdate que tú eres el mejor para desarrollarla. Quizás en un encuentro con otro emprendedor encuentras aquello que lo complementa o lo que le puede dar un valor añadido. En una sesión de networking podrás encontrar posibles clientes, posibles inversores, posible competencia o posibles proveedores, y nunca sabes cómo podrán aportar a tu proyecto. Si has venido a jugar, no te escondas ningún as a la manga.)

La mejor tarjeta de visita es un buen apretón de mano

(Pues no: la mejor tarjeta de visita es una tarjeta de visita. Lo del apretón está bien y da confianza, pero lo que es imprescindible en una sesión de networking es la clásica tarjeta de presentación. Añade allí tu contacto, la de tu empresa y los diferentes perfiles en las redes sociales. Si bien la tarjeta de visita no garantiza el éxito de tu encuentro, si te la olvidas sí que puede significar el fracaso.)

Mantén las expectativas altas: en las sesiones de networking salen los negocios

(Lo que sale de las sesiones de networking son los contactos. El negocio, si lo que ofreces se adecua a lo que necesitan, vendrá luego. Ten esto muy claro porque es la clave del networking: lo que vienes a hacer es a crear sinergías, a veces más importante que cerrar un negocio. O sea, que sí, mantén las expectativas altas, porque vas a conocer gente muy interesante, pero olvídate de cerrar un trato, al menos, de manera inmediata.)

Con uno basta

(El último consejo desafortunado, ciertamente, es que te conformes con una sola sesión. ¡Mentira! En la medida que tu agenda te lo permita, acude a cuantas más sesiones de networking puedas porque dar a conocer a tu negocio y crear una amplia red de contactos sólo puede ser beneficio par tu proyecto.)

Esperemos que estos consejos realmente te hayan sido inútiles y que no les hagas demasiado caso. A la hora de hacer networking, no hay consejos desafortunados que valgan: ¡aprovecha el tiempo y ve a por ello! Nosotros hace unas semanas fuimos a la interesante sesión de networking que se organizaba en la Jornada de Emprenedoria en Sant Cugat, y allí tuvimos la oportunidad de conocer el testimonio de algunos emprendedores sobre esta herramienta:

Ahora, nos gustaría saber tu opinión. ¿Crees que el networking funciona? ¿Que recomendarías a un emprendedor a la hora de afrontar su primer evento? O mejor, y siguiendo con este artículo bipolar, ¿qué no recomendarías? Esperamos tus respuestas y consejos desafortunados en este mismo post o en nuestro grupo de Linkedin de emprendedores y empresarios, una oportunidad para ampliar tu red de contactos. ¡Ya somos más de 15.000 miembros!