9 lecciones que aprendes cuando tu empresa toca fondo, por Eric V.Holtzclaw

COMPARTE:

fracasoEn muchas conferencias empresariales se pone el foco en el éxito y en las técnicas para conseguirlo. Hace unos días acudí a un evento en Atlanta que, definitivamente, no era este tipo de conferencia. El FailCon estaba diseñando especialmente para hablar de fracasos y aprender de ellos. Y ahora hay mucho que aprender…

Aquí hay nueve puntos claves que presentaron mis compañeros ponentes:

1. Sé honesto

Ashley Brammer de Southern/alpha, una startup de noticias, destacó que el espíritu empresarial es una búsqueda de amor/odio. Debes ser apasionado en lo que haces y honesto acerca de lo que harás a continuación. Si te centras en ser honesto, puedes filtrar la locura que a veces define el emprendimiento.

Esta honestidad puede incluir la realización de una idea que no puede no tener éxito en el sitio en el que se encuentra. ¿El ecosistema empresarial en el que vives te apoya con tu proyecto? Si no es así ¿estarías dispuesto a trasladarte para encontrarlo?

2. Arremángate

Mi cita favorita de presentación de Brammer fue: “El espíritu empresarial es como conseguir el primer tatuaje… Es impresionante, emocionante, irracional y doloroso.” Ella lo siguió con consejos de “cómo tener éxito”: “Para llegar (al éxito), sólo debes ponerte a ello.”

3. Tu mercado debe ser abierto y estar listo para la acción

¿Alguna vez has oído a hablar de Patient Communicator? Probablemente no, ya que es una de esas nuevas empresas que se estrelló e incendió al poco de empezar.

Jeff Novich creó Patient Communicator para reducir el número de llamadas a la oficina de un doctor y para crear una oficina sin papeles. Tuvo cierto éxito en la oficina del padre de Novich, ya que mejoró notablemente su eficiencia. Pero después de un gran impulso, incluyendo la cobertura de prensa de alto nivel y el apoyo de Blueprint Health, una incubadora para empresas relacionadas con la salud, Patient Communicator sólo firmó un cliente.

La lección: los médicos quieren un aumento de los ingresos sin necesidad de cambiar su proceso. El producto de Novich se centra en la eficiencia, no en el aumento de ingresos, y requiere un cambio importante en los procesos de la oficina.

Que tengas un producto no significa que tengas un mercado para ese producto.

4. Cubre tus puntos ciegos

Uno de los temas centrales del día fue la constitución de un equipo redondo para tu proyecto. Un emprendedor necesita rodearse de otros cofundadores, empleados y consultores que puedan cubrir sus puntos ciegos. Cada historia de un fracaso podría remontarse a un punto ciego que definitivamente afectó la capacidad para tener éxito de la empresa o del producto que presentaba.

5. No venda características

Una buena parte de mi trabajo es con empresas que tienen productos y servicios B2B de bajo rendimiento. El primer error de estas empresas es que no hacen lo que explicaron Omer Dar de SocialBox y Brian Srikanchana de WorkReadyGrad.

Para las ventas B2B, las personas a las que te diriges como vendedor están motivadas para la conservación de sus puestos de trabajo mostrando sus resultados. No les importa lo “guay” que es tu producto: quieren saber cómo les beneficiará cuando lo presenten delante de su jefe. Debes entenderlo y vender la visión de cómo el futuro de tu comprador puede mejorar gracias al producto que le ofreces.

6. La prensa tradicional aún importa

En un mundo de generación de contenido constante, Daniel Dickey y Simone Harvin de  The Resource Guild hablaron de cómo contar tu historia de manera efectiva para incidir en la prensa tradicional, lo que sigue siendo muy importante para hacer avanzar la marca.

Un investigación muy primaria demuestra que el 80% de los clientes están siendo fuertemente influenciado por los medios de comunicación tradicionales. Entender la ubicación de tu cliente objetivo es la clave.

7. Haz caso a las métricas

Quinetha Frasier de Social Mission Architects señaló lo importante que es para una empresa hacer frente a la realidad (sino el fracaso sucederá de nuevo). Todo depende de cómo manejes el fracaso y de lo que aprendas de él en el futuro.

La única manera de aprender de tus errores es tener las métricas correctas en el lugar adecuado para ayudarte a aprender a lo largo del camino. Si no estableces los datos y les otorgas su valor ¿cómo sabrás cuál fue la causa de tu fracaso y cómo lo evitarás cuando vuelva a ocurrir?

8. Prepárate para lo peor

Yik Yak es una red de medios sociales que permite a los usuarios publicar un mensaje que ningún otro usuario puede ver en un radio de 2 km, todo de forma anónima. Yik Yak quería dar a todos los usuarios un única voz, independientemente de su número de seguidores o amigos.

Lamentablemente, un estudiante de secundaria aprovechó la plataforma para publicar una amenaza de bomba. En consecuencia, Yik Yak tuvo que cerrar rápidamente la plataforma y después implementar la tecnología de cercado geolocalizador para controlar el flujo de mensajes. Ambas iniciativas requirieron de tiempo y dinero.

Su empresa tiene el mismo riesgo: desde un cliente insatisfecho, hasta un comentario inapropiado colgado en las redes sociales por alguien de tu staff. Debes tener planes en lugar de reaccionar ante lo inesperado y prever los recursos para apoyar estas iniciativas.

9. No dejes que el timing te contenga

Iniciar una empresa, o el lanzamiento de un producto, se basa sobretodo en el calendario, pero nadie puede predecir el tiempo. De hecho, una vez que te des cuenta de que es el momento adecuado, tu oportunidad de mercado se puede haber esfumado. Así que no hay porqué contenerlo por el miedo al fracaso.

Michael Tavani de Scoutmob explicó a la audiencia: “Ahora es el mejor momento de la historia para lanzar una empresa.” Así que ¿qué estás esperando? Recuerda que realmente no has fallado hasta que decidas no intentarlo.

Traducción del artículo de Eric V.Holtzclaw,
emprendedor y autor del libro “Laddering: Unlocking the Potential of Consumer Behavior”