Be infoemprendedor, my friend…

COMPARTE:

El ser humano es una máquina casi perfecta que pone a trabajar su ingenio sobre todo en situaciones adversas. Ante la situación actual en que nos encontramos respecto del empleo, surge la figura del infoemprendedor, una nueva clase de trabajadores por cuenta propia con un perfil muy diferente a la de un trabajador tradicional cuyas principales herramientas son su conocimiento e internet.

infoemprendedor

¿Qué es un infoemprendedor?

Un infoemprendedor es alguien que se gana la vida (o al menos genera unos ingresos) vendiendo información y conocimiento online. Y te aseguro que puede ser un modelo de negocio muy rentable. Su perfil profesional es una mezcla a su vez de varios perfiles, pues requiere conocer de un modo básico ciertas habilidades que complementen sus competencias principales:

  • Tecnologías e internet.
  • Copywriting.
  • Marketing online y redes sociales.
  • Analítica web.
  • Email marketing.
  • Modelos de negocio.

Digamos que sabe “un poco de todo” para apoyar a lo que conoce realmente, que es su especialidad. Puede tratarse de un profesional que ya tenga una actividad económica y que decida llevarla al mundo online (suele ser la mayoría de los casos).

¿Por qué ser infoemprendedor?

Convertirse en infoemprendedor va a ser una tendencia de futuro para los trabajadores del conocimiento por muchísimas razones, además de la situación económica que vivimos. Piensa que los empleos escasean cada vez más, y también son más precarios, por lo que si quieres seguir en el mercado tendrás que formular una propuesta de valor diferencial que te permita sobresalir y poner un precio más alto a tus servicios.

En mi opinión, las ventajas de este modelo profesional son:

  • Bajas barreras de entrada: Sólo necesitas un ordenador (si es portátil mejor, y así puedes trabajar en cualquier parte), una conexión a internet, y una propuesta de valor que destaque sobre otras y que se base en tus conocimientos.
  • Bootstrapping: Emprender o lanzar una nueva línea de negocio sin inversión es posible, y de eso trata esta nueva tendencia. La idea es financiarse a través de tus clientes y ser infoemprendedor permite esta práctica.
  • Aplicar metodologías lean startup: Falla rápido, falla barato, aprende y evoluciona tu propuesta. Vender conocimiento a tus clientes potenciales te permite pulir tu producto o servicio a un coste muy reducido y controlado.
  • Internacionalización: Desde un primer momento estás a un solo clic de cualquier parte del mundo. Un infoemprendedor es como una pequeña multinacional.
  • Costes de venta y distribución mínimos: Una vez que has validado el potencial comercial de tu idea, el coste de lanzar un producto digital al mercado es mínimo, casi tendente a cero en algunos casos.
  • Escalabilidad y automatización: La mayoría de los empleos se basan en un intercambio de horas de trabajo a cambio de dinero. Es un modelo poco escalable y que requiere de la presencia del trabajador para generar ingresos. Empaquetar el conocimiento y venderlo es mucho más escalable y te permite automatizar todo el proceso.

¿Cómo convertirse en infoemprendedor?

Para convertirse en infoemprendedor hay que hacer un análisis interno y externo, y además entrenar una serie de habilidades de apoyo. Y armarse de paciencia, pues los resultados no son inmediatos (como en cualquier otro tipo de negocio).

Quién eres y qué sabes hacer

En primer lugar, toca hacer un análisis interno. La finalidad de esto es darle forma a la materia prima, que eres tú.

Elabora la siguiente lista:

  • Tu experiencia (lo que has estado haciendo antes).
  • Tus conocimientos (lo que sabes hacer).
  • Tus habilidades (lo que se te da bien).
  • Tus pasiones (lo que te gusta hacer).

No te hagas pajas mentales e intentes ir por un camino que desconoces sólo porque crees que tiene tirón. A la larga lo acabarás dejando porque te supondrá un esfuerzo extra posicionarte en un mercado que no es el tuyo.

Quién es tu cliente

Toca analizar a quién le vas a vender tu conocimiento, y para ello debes tener una idea muy clara de tu cliente ideal.

Haz lo siguiente:

  • Prototipa a tu cliente, es decir ponte en sus zapatos para hacerte una imagen precisa de cómo es y entender sus necesidades. Una excelente herramienta para esta fase es el mapa de empatía.
  • Identifica un problema que puedas resolver. No te lo imagines. Pregunta a tu público objetivo, investiga en foros, en grupos de redes sociales, en comentarios de otros blogs, etc.
  • Valida el potencial económico de tu mercado. No eres Steve Jobs ni Mark Zuckerberg. La mayoría no lo somos, así que no pienses que vas a crear un mercado nuevo. Observa si lo que tú ofreces se está vendiendo ya, y si es así es que hay un mercado. Si no, busca otra cosa.

Construye una comunidad

¿Harías equilibrio en una cuerda a 10 metros de altura sin una red que te recogiese en caso de caída? Yo te garantizo que no. Lanzar un producto o servicio al mercado sin tener una audiencia mínima que haga viable tu aventura puede ser como tirarse desde la cuerda al suelo directamente.

Para construir tu comunidad:

  • Crea un blog y ofrece contenidos gratuitos de valor a tu audiencia. Puedes crear un blog y lanzarlo en una semana, y te aseguro que es la mejor plataforma para montar un centro de operaciones online desde el que conseguir tu audiencia.
  • Ten presencia en redes sociales. Haz difusión de tus artículos, busca grupos que encajen con tu prototipo de cliente, anima a tu comunidad y atráelos a tu blog.
  • Monta una lista de suscriptores. Es sencillo y existen herramientas gratuitas para hacerlo. Puedes aprender a manejar MailChimp, que es una de ellas. Se trata de entablar una relación más íntima con tu audiencia, de modo que quien se suscribe a tu lista esté más cerca de convertirse en cliente.

Crea y vende tu infoproducto

Si ya has pasado por las anteriores fases, ahora toca monetizar tu esfuerzo. Este es el momento que puede suponer el punto de inflexión para tu negocio, pues se trata de empezar a generar ingresos con tu actividad online.

Antes de nada, escucha a tu audiencia, porque ellos saben lo que quieren:

  • Presta atención a los comentarios del blog.
  • Analiza de qué se habla en redes sociales y foros.
  • Recopila los e-mails que hayas recibido con consultas.

Empieza ligero. Tu primer infoproducto debería ser algo que te permita aprender en caso de que no salga bien, y que dicho aprendizaje sea barato. Quizá empezar con un ebook sea lo más adecuado, aunque si te atreves con un curso en vídeo o un webinar en directo que puedas grabar y luego revender, no seré yo quien te lo impida.

¿Te animas a convertirte en infoemprendedor?

ACERCA DEL AUTOR

Hola, soy Florencio Martínez y ayudo a coaches, asesores, consultores y emprendedores solitarios a organizarse mejor, conseguir más clientes y vender sus servicios en internet en el blog www.NegociosEnAuge.net