Cada vez más empresarios buscan un propósito en los negocios, por Marty Zwilling

COMPARTE:

purposePuede que esté un poco chapado a la antigua, pero siempre me he fijado primero en un negocio por su potencial capacidad de ser autosuficiente y generar beneficios razonables para alimentar mi familia, mi estilo de vida y mi jubilación. En segundo lugar, busco que sea un negocio en el que pueda disfrutar y con potencial para cambiar el mundo. Hoy en día, las prioridades de muchos empresarios parecen haberse invertido.

Yo solía pensar que este fenómeno se asociaba principalmente con la generación Y (Millennials), que crecieron en un mundo de abundancia. Ahora lo veo también en Boomers, como Bill Gates, que tienen una longevidad como para disfrutar de una segunda carrera, esta vez, priorizando el propósito que no consiguió encontrar en su juventud. Incluso los líderes de la generación X, como Elon Musk,  parecen enfoncarse más en este propósito.

Por eso, me siento obligado, como mentor de startups, a buscar con mayor insistencia una manera en que los empresarios puedan lograr su propósito objetivo sin dejar de construir un negocio sostenible. No hay que sorprenderse por el nuevo libro de Aaron Hurst, “The Purpose Economy.” Hurst argumenta que la próxima generación de los negocios sociales (e incluso de la economía política) está comenzando por la creación de un propósito.

Empieza por desacreditar los mitos que los hombres de negocios más exitosos de mi generación han mantenido siempre como ciertos. Voy a parafrasear su desacreditación de estos mitos clave:

Necesitarás una causa sin fines de lucro para tener un propósito.

Después de que la supervivencia esté garantizada, es una necesidad natural del ser humano encontrar una vocación más elevada o un propósito para alcanzar la satisfacción. Muchas personas persiguen incorrectamente esto como un destino en lugar de planteárselo como una dirección. El propósito no es la causa, es un enfoque para trabajar y servir a los demás. Piénsenlo como un verbo, no como un sustantivo.

Buscar un propósito es un lujo que la mayoría no puede permitirse.

El propósito es una necesidad universal e incluso para quienes cuentan con escasos medios es una prioridad. El propósito no es un lujo sólo para los que tienen dinero y seguridad profesional. De acuerdo con un informe, incluso los estadounidenses más pobres donan el 3,2% de sus ingresos a la caridad, mientras que los más ricos donan un promedio del 1,3%.

Encontrar su propósito debería ser una revelación.

Demasiadas personas esperan recibir la llamada de su vida. Pero para muchos otros se trata de vivir la vida de una manera despierta y a la búsqueda de nuevas experiencias, no como una revelación del más allá. La mayoría de nosotros vamos a trabajar 40 años o más, así que tenemos un montón de tiempo para encontrar la manera que más nos gusta de contribuir.

Sólo los grandes impactos de trabajo generan propósitos.

Lo que hacemos no es tan importante como la forma en que lo hacemos y la actitud que mantenemos en el trabajo. La verdad es que puedes encontrar un propósito en cualquier proyecto si lo miras desde el punto de vista decuado. La gente de todas las clases sociales ve su trabajo o como una vocación, o simplemente como un trabajo.

Trabajar en el cumplimiento de un propósito debe ser fácil.

Con los atletas, la relación entre el dolor y el beneficio es más evidente, pero la misma relación se da en cualquier trabajo en el que nos propongamos un objetivo. El propósito nos inspirará y nos llevará a trabajar aún más, a dar más de nosotros mismos y sentirnos mejor haciendo nuestro trabajo.

Así Hurst argumenta que el propósito es para todos independientemente de la profesión o el estatus socio-económico. No consiste en tener una revelación. Es un viaje difícil y gratificante.

Tampoco está relacionado con el modelo de negocio. Su proyecto no tiene que ser uno sin fines de lucro o de beneficencia o una B-Corp para encarnar un propósito. De hecho, hay varias organizaciones empresariales que tienen la intención de ayudar a encontrar el propósito de otras organizaciones y fomentarlo. Entre ellas, Capitalismo Consciente, un movimiento liderado por John MackeyThe B Team, dirigido por Sir Richard Branson, o la organización 1% for the Planet, aunque ninguno de ellos sea realmente necesarios para encontrar un propósito.

Por lo tanto, estoy convencido de que es el momento de reconocer la búsqueda del propósito como una tendencia real y positiva que se extiende hacia y desde la economía de los mercados y que sirve tanto a empresarios como a emprendedores. Cada uno tiene que echar un vistazo a su propia cultura empresarial y a sus objetivos para ver cómo se ha adaptado y ha aprovechado de esta tendencia. Con esto, tú mismo deberías tener más diversión en el trabajo, obtener más satisfacción y a la vez obtener más éxito empresarial ¿Estás ahí?

Artículo de Marty Zwilling, veterano mentor de startups, escritor, blogger e inversor.