Eco juguetes: cuando sostenibilidad y educación son rentables

COMPARTE:

eco juguetes

Distraídos en la burbuja de las tecnologías, acabamos olvidándonos de lo tradicional que, usualmente, va ligado a valores como lo no adulterado, lo natural y, por qué no decirlo, lo ecológico. Este último concepto es el que está más presente en nuestra sociedad en la que  se mantiene un constante esfuerzo por “preservar la educación y cuidado del medioambiente”.

Con ese pensamiento nacieron las empresas de las que hablaremos a continuación. Empresarios, emprendedores, padres y madres que vieron en los valores “eco” una oportunidad de negocio, con la que, además, poder fomentar la responsabilidad y la conciencia por la sustentabilidad en los más pequeños.

El boom del cartón  

Paperpod es una marca internacional de juguetes de cartón corrugado reciclado que nace de la propuesta de Paul Martin, un diseñador con más de 25 años de experiencia como ingeniero especializado en cartón. La inspiración surgió de la observación de sus propios hijos. Comprobó que, durante las fiestas de Navidad y cumpleaños, jugaban más con las cajas y los envoltorios que con los regalos en sí.

La especialidad de Paperpod son los aviones, las naves espaciales, los castillos, los caballos, todo lo que un niño se imagina al jugar. También tienen mobiliario como “sillones” que aguantan el peso de un adulto. Sin duda una forma ecológica de incentivar la creatividad de niños y mayores.

Otro caso de éxito es el de la empresa mexicana Maribo, también dedicada a realizar creaciones de cartón. Aunque el negocio de Leticia Medina (su fundadora) no solamente se centra en la fabricación de juguetes, también elabora material didáctico, ofrece talleres educativos y paquetes para fiestas de cumpleaños.

carbest

Confección 3R (reciclar, reutilizar y reducir)

3R Design es un proyecto de fabricación de juguetes a partir de desechos textiles. La idea nace en Argentina impulsada por un grupo de emprendedores creativos con el objetivo de crear juguetes y accesorios para niños que reduzcan el impacto ambiental.

Todos sus diseños están confeccionado bajo la ley de 3R (reciclar, reutilizar, reducir) de forma artesanal y desarrollan su producción en colaboración con cooperativas. Tienen almohadones de diferentes tamaños y texturas, perfumados, con sonido o luz, que estimulan el tacto, el olfato y la audición de los niños. Además, ofrecen facilidades de pago y acuerdos con bancos que incentivan el consumo sustentable.

3g ok

Play for a better planet!

Henrik Sallander es un padre y emprendedor de Suecia, junto con dos socios ha creado Gro Play, una empresa de juegos y juguetes eco-educativos para niños. A partir de su la paternidad, empezó a ver la necesidad de reconvertirse para crear algo que fuera bueno para sus hijos y para el planeta.

“Gro Recycling” es uno de sus resultados, un juego descargable que consiste en encontrar el contenedor correcto donde tirar la basura, invitando al niño a seguir el recorrido de la cadena de reciclaje. Otra aventura es la “Sophie the sweater” un Gro Book diseñado al estilo de los libros de “elige tu propia aventura” donde enseña cómo re-utilizar y dar una segunda vida a los objetos.

Además no sólo tienen juegos apps sino también juegos tradicionales pensados para reforzar la memoria y educar en el valor del cuidado del medio ambiente.

sophie

Los mercados “eco” se extienden progresivamente a todos los sectores. Y, si bien el emprendimiento ecológico ha abierto una vía para desarrollar ideas de negocio novedosas, la clave está en “cruzar” varios conceptos, como en este caso “ecología” y “niños,” u otros como “ecología” y “moda”, fomentando la innovación cruzada y aumentamos el número de potenciales nichos de mercado.