La soledad en los negocios en la era 2.0, por IDaccion

COMPARTE:

A pesar de que vivimos en un mundo cada vez más interconectado, la sensación de soledad está en aumento en nuestra sociedad. Esta aparente paradoja se explica por los enormes cambios que ha provocado la revolución digital en nuestras vidas. Los modelos tradicionales de socialización como la familia, el pueblo, el barrio o el trabajo están en revisión. Ya no existe la estabilidad de antaño, la vida está en constante cambio y nuestra red de contactos sufre más variaciones hoy en cinco años que la de nuestros abuelos en toda su vida.

Por otro lado, aparecen nuevas formas de relacionarse: la distancia ya no es obstáculo y no hace falta coincidir en espacio y tiempo para mantener una relación. Así, proliferan  sitios web que ofrecen una experiencia social virtual que complementa (cuando no sustituye) la interacción en el mundo real. Desde las páginas de contactos a las redes sociales, Internet quiere que tengamos contacto humano… a través de una pantalla.

En el mundo de los negocios, la sensación de soledad también es una constante. Los emprendedores suelen sentirse solos frente a un entorno social, legal y económico que no está precisamente diseñado para recibirlos. También el empresario, sobre quien recae en solitario la toma de decisiones que pueden afectar a mucha gente… y sabiendo que no siempre serán bien comprendidas.

En el entorno profesional, la soledad también es una constante en aumento. La tendencia a la hiperespecialización ha acabado con el antiguo modelo según el cual los veteranos enseñaban a los jóvenes y todos los miembros de una unidad acababan trabajando de un mismo modo. La innovación necesita personas diferentes haciendo tareas distintas de modo distinto. Y aunque ello nos da mayor libertad, también acarrea más responsabilidad individual.

Afortunadamente, en la era 2.0 están surgiendo múltiples experiencias que pretenden poner en contacto emprendedores, empresarios, profesionales, inversores y todos los actores que intervienen en la dinámica empresarial. Eventos de networking, el crowdfunding, el crowdsourcing o el coworking son tendencias que certifican que el futuro es co: coemprender, colaborar, cooperar, serán actividades imprescindibles para que los emprendedores puedan hacer frente a los retos de un mundo globalizado e interconectado.

No hay duda de que Internet en general y las redes sociales en particular han tenido una importante influencia en la emergencia de una nueva manera de emprender ampliando las opciones de colaboración entre personas y empresas superando barreras geográficas y también (aunque en menor grado) culturales.

Aún así, a veces las redes pueden representar una carga más, un nuevo elemento que dominar y en el que competir, sin tener siempre las capacidades ni los recursos para ello. Destacar entre millones de usuarios, discernir el contenido relevante de la basura y sobre todo definir e implementar estrategias que funcionen y que se alineen con los objetivos de tu negocio se ha convertido en una tarea para especialistas.

En nuestra búsqueda de la red social ideal, apostamos por una red de funcionamiento sencillo y guiado, con funcionalidades pensadas específicamente para las necesidades de los negocios, que no requiera de complicadas estrategias para ser visible, y donde haya verdaderos contenidos y contactos de valor, eliminando el ruido y el spam. Un lugar en el que conectar con otras empresas, proveedores, clientes y todos los agentes implicados en los negocios. Un lugar  en el que emprendedores, empresarios y profesionales, no se sientan  solos.