El conocimiento está en todas partes ¿Dónde estás tú?

COMPARTE:

Como nos decía ayer José Arbey, el mundo de los negocios ha cambiado, y lo ha hecho porque ha cambiado el mundo ( a secas). Se puede constatar a cada paso, la globalización afecta a las empresas (como a todo lo demás) para lo bueno y para lo malo.

La cuestión es que la competencia empresarial globalizada, junto con la continua expansión de los herramientas de comunicación social ( y, también, los crecientes cambios en los movimientos logísticos), hacen cada vez más necesaria la actualización permanente para los profesionales.

Sin embargo, justamente esta misma coyuntura provoca una dificultad también creciente en la disposición para lograr esa formación. En efecto, la falta de tiempo que afecta a la mayor parte de la población activa, también es grande entre profesionales, emprendedores y empresarios. A esta dificultad, a su vez, se le suma la cuestión económica; muchas veces, la oferta pedagógica resulta inaccesible para las posibilidades económicas de las PyMEs, los emprendedores o los profesionales.

En esta situación ¿ cómo podemos acceder a la formación que necesitamos? La solución parece estar en esas mismas herramientas tecnológicas, en las posibilidades de ese mismo escenario globalizado. Si todo está cambiando, cambia también la oferta pedagógica:

Las tecnologías de la información nos permiten hacer mucho más accesible el conocimiento. Propician el aprendizaje autónomo, permiten a las personas incrementar su capacidad para aprender y esto hace que quienes no tienen una educación completa o facilidad para avanzar en el tema de la educación continua, puedan aprovechar estas tecnologías.”

Son palabras de José Narro Robles, rector de la UNAM, que conoce de primera mano las oportunidades que ofrece la formación online. La tecnología permite ya un nuevo acoplamiento de pedagogía y práctica, un acceso amplio al conocimiento compartido, formatos diversos y maleables según las necesidades del alumno, acceso las 24 horas ( para poder compatibilizar la educación con las apretadas agendas laborales) y, en fin, toda una serie de ventajas.

Por otra parte, la formación online no excluye la educación presencial, como nos contaba Francisco Torreblanca, la combinación de ambas modalidades puede alcanzar una simbiosis multiplicadora, además de permitir comprobar “en vivo y en directo” el resultado de la interacción en línea.

Aunque no hay que engañarse sino medir muy bien el esfuerzo que se pueda realizar, conviene analizar muy bien las opciones educativas que más se ajustan a las necesidades de cada uno, no podemos perder tiempo (por interesantes que resulten los conocimientos adicionales) siguiendo itinerarios curriculares que incluyen temáticas no aplicables a nuestro negocio actual (si el saber no ocupa lugar, aprender requiere tiempo).

Las necesidades de formación son más que ciertas como demuestran estudios como los del GEM. Todo aprendizaje requiere un esfuerzo, pero si tienes la libertad de escoger la oferta que mejor se adapte a tus necesidades será mucho más gratificante y los resultados se verán enseguida.

Y si, además, puedes organizarlo aprovechando los huecos de tu agenda, entonces el camino de la formación continua significará, no sólo una parte de tu éxito profesional, sino de tu crecimiento personal. Tener la mente en constante aprendizaje siempre ha sido una garantía de bienestar personal, ahora es, además, una necesidad laboral.

 

Entra en IDaccion Business School y busca el conocimiento que necesites para tu negocio.