El director de operaciones de la selección española

COMPARTE:

El director de orquestra (xavi) el futbol y lo valores. IDaccion

Arrancó el Mundial de Brasil; arrancó el mundial de las redes. España, favorita junto a la anfitriona y a la Argentina de Leo Messi, camina con paso firme de la mano de su generación de oro. La selección española, gestada por Luís Aragonés y perfeccionada por Vicente del Bosque, con dos Eurocopas y un Mundial en su haber, ha vivido su mejor década.

Dentro del amplio abanico de estrellas que conviven en la Selección sobresale una en el firmamento: Xavi Hernández. Es el timonel del grupo; el encargado de controlar los tempos de los partidos y el verdadero artífice de un estilo sublime e irrepetible.

En el que presumiblemente sea su último Mundial, el centrocampista se pondrá de nuevo los galones de director para volver a dirigir a la que, para muchos, es la mejor orquesta del fútbol actual. El reto del azulgrana es alzarse con dos Eurocopas y dos Mundiales consecutivos.

Extrapolando la  figura de Humphrey Bogart (como cariñosamente apodaba a Xavi el comentarista Andrés Montes) al mundo de los negocios, encontraríamos al Director/a de Operaciones. La visión estratégica y la capacidad de aportar soluciones permiten a las empresas capear las crisis y seguir luchando por lograr sus objetivos.

Su papel es vital para el buen funcionamiento de todos los engranajes que conforman una compañía. Todos los trabajadores deben confiar en su guía y seguir, minuciosamente, las pautas de actuación. Los éxitos llegan cuando todos los componentes de un grupo aúnan fuerzas y reman en una misma dirección.

El mercado marcará el destino del negocio, pero desde el interior de la empresa se debe confeccionar una estrategia para conseguir la aceptación del público objetivo. Si la opción A no funciona se procederá a poner en marcha el plan B. El producto no se puede cambiar, pero sí la forma de presentarlo.

Vicente del Bosque lo tuvo claro en el pasado 2010 tras caer derrotado por la mínima ante Suiza en el partido  inaugural del Mundial de Sudáfrica. El combinado español no supo cómo canalizar su tremendo potencial ofensivo y se encalló ante el muro del equipo de Ottmar Hitzfeld.  Con un par de retoques en el once y un discurso motivador, el técnico recondujo la situación alcanzando la gloria ante Holanda en la final. Xavi, majestuoso, movió los hilos desde la medular mientras que Andrés Iniesta desató la locura firmando el 0-1. Además, el de Fuentealbilla agrandó su leyenda dedicando el tanto al desaparecido Dani Jarque, compañero de profesión y símbolo del españolismo, toda una demostración de los valores de la marca, la Roja.

Este año parece que la historia se repite. La Roja cayó estrepitosamente por 1-5 ante la reestructurada Holanda de Louis Van Gaal y ahora deberá exhibir su mejor versión ante Chile y Australia para poder seguir adelante en la competición.

España se encomienda a su Director de Operaciones, Xavi Hernández, para que encuentre la llave que permita abrir el tarro de las esencias y, de este modo, poner un broche de oro a una generación irrepetible.

El mejor futbolista español de la historia sabe que cuenta con un producto fantástico, pero deberá optar por poner en marcha el Plan B si no quiere hacer las maletas antes de hora.  Del Bosque ya ha hablado con él y ambos están dibujando una estrategia sorprendente que les permita doblegar a la selección chilena de Alexis Sánchez.