El futuro es CO

COMPARTE:

Alfons Cornella empezó la ponencia principal de la 5ª Jornada d’Emprenedoria con una frase que nos cautivó: el futuro es CO. Y pensado ello nos dimos cuenta de que es verdad. Por eso, multitud de palabras asumen la carta de presentación CO últimamente. La economía colaborativa, el coworking, el concepto de cooperación… son términos cotidianos. Esta explosión mediática de lo CO nos habla de una tendencia de la última década que se acentúa cada día más.

Cooperación

El futuro es CO

Tanto es así que, el 27 de noviembre, se abrió en Madrid el EspacioMicrosoft  para emprendedores, empresarios, autónomos que quieran compartir proyectos y conocimiento aprovechando la última tecnología que Microsoft pone a su disposición. Además, contará, hasta el 5 de enero, con una zona de coworking gestionada por Utopic_Us.

Pero, ¿qué es el coworking?

Se trata de espacios físicos destinados a agrupar personas que trabajan en solitario. Los resultados de la Segunda Encuesta Mundial de Coworking nos dicen que se multiplican por 2 cada año. El concepto es siempre la colaboración. Sin embargo, las fórmulas son diversas y comprenden cada vez mayores posibilidades. . El intercambio genera valor, esta es la buena nueva que trae lo CO. Crear sinergías es el cometido fundamental. Para esto hay múltiples modelos, desde la reunión por áreas laborales hasta la concentración multidisciplinaria.

Echemos un pequeño vistazo sobre el panorama coworking:

  • eWorky es un buscador de espacios que se define como mercado colaborativo de espacios de trabajo donde puedes buscar y reservar sitio o anunciar y gestionar tu espacio.
  • En Argentina, los centros de todo el país pueden anunciarse en esta página, CoworkingArgentina, red de coworkers que ofrece, además, información sobre el movimiento del co-trabajo.
  • CoworkingBrasil funciona también como red de espacios de co-trabajo.
  • Comunidad Coworking es una plataforma que agrupa centros de toda España, crear comunidad es su meta por eso ofrecen distintas maneras de acercarse a la cultura CO.
  • CoworkingSpain es un buscador de espacios en España.
  • CoWork en Chile muestra la voluntad de hacer de la cultura CO una herramienta de transformación a partir de la creación de valor.
  • Gran de Gracia Coworking, en Barcelona, pone el énfasis en la economía que supone compartir el espacio y los servicios y en la flexibilidad de las prestaciones que ofrecen.
  • TheTranslationFactory (Málaga) pone de relieve el modelo de oficina abierta al intercambio.
  • En el D.F. Mexicano,  El 3er Espacio valora especialmente las redes de contactos.
  • Para CoworkingMonterrey el valor mayor es crear espacios donde el intercambio es motor de la creatividad.
  • Hug BOG, en Bogotá, integra incubadoras de empresas, cursos, eventos y una amplia gama de servicios que para el que busca innovar en colaboración.
  • Medellín dispone de toda una red CO. Créame es una incubadora de empresas desde 2006. Junto con redes de inversores y una oferta de cursos y distintos eventos dedicados a la formación, dispone de espacios para coworkers.

Hay modelos para elegir. No sólo los trabajadores independientes, sino también, los pequeños emprendimientos pueden elegir la fórmula que mejor se adapte a sus necesidades y conseguir los colaboradores imprescindibles para el desarrollo de su actividad. Y es que el coworking busca eso, poner a trabajar juntos a quienes pueden combinar sus activos ya sea compartiendo espacio (no sólo físico) o creando redes entre empresas, trabajadores, empresarios.

¿Un mundo CO?

Y es que el Mundo CO emerge como una realidad que, como todas, nace de la necesidad y el deseo. Necesidad de un mundo que consume cada día más y que debe buscar alternativas a las formas que viene cultivando. El valor de compartir, reparar, reutilizar, es, ahora, incalculable; no se puede transformar en información monetaria. Pero, además, se vuelve una oportunidad de negocio. Lo que ayer se vendía, hoy se alquila, se repara, se comparte. El carsharing es un ejemplo de ello.

Por otra parte, el contexto de crisis ha obligado a buscar alternativas más sostenibles y nuevas maneras de intercambio (o extender viejas maneras en nuevas formas). Las nuevas tecnologías de comunicación, ya tardábamos mucho en mencionarlas, son, otra vez, la herramienta fundamental de este cambio que algunos ven como un cambio de mentalidad. Se habla de la importancia del carácter “altruista” de las nuevas generaciones hiperconectadas.

La web es la herramienta necesaria para muchas de las iniciativas colaborativas, pero, fundamentalmente, es la condición de la creación de una red de confianza. Y esta es la palabra clave, confianza. Internet ha permitido el acceso a la información instantánea. El deseo de unos 2.400 millones de usuarios de la red ha generado la confianza.

Una confianza que es, en primer lugar, conciencia de la fuerza de la asociación para desarrollar valor. Por todo esto el Mundo CO queda ligado al emprendedor, al innovador. Por una parte, a causa de la necesidad creciente de sumar activos en nuestro desarrollo profesional para lograr un resultado satisfactorio. Por otro lado, porque si la idea es el comienzo de la iniciativa, la innovación requiere una unión de esfuerzos mayor que se consigue más fácilmente en comunidad.

Un mundo de oportunidades

Las empresas (sobre todo las pequeñas que se enfrentan en el mercado local con competidores de tamaño global) y los emprendedores tienen ahora a su alance los recursos para asociarse y colaborar en la confianza de que el valor se multiplica. Y tienen la necesidad de asociarse en el intercambio de información, bienes, servicios y, claro que sí, financiación.

A la manera de las nuevas tecnologías de la información, una buena red de contactos responde a nuestras necesidades de manera no mediada evitando encarecimientos (no solo dinerarios) innecesarios, engorrosos y muchas veces frustrantes. Se trata, en fin, de unir fuerzas pequeñas para lograr una fuerza mayor, movimientos pequeños para lograr un movimiento mayor. Con una condición que es nuestra responsabilidad o una responsabilidad que es nuestra condición: no traicionar la confianza.

Con la dificultad creciente para acceder a la oferta de bienes y servicios de las grandes organizaciones, contar con las soluciones que nos puede proporcionar una red de contactos puede ser capital para nuestra buena supervivencia. Imagina ahora que esa red se conecta con otra red, y con otra red, y una red más…

Crear redes es una ocupación enormemente satisfactoria, pero, en este momento, es fundamental para alcanzar el éxito de nuestros proyectos y para nutrir nuestro negocio. Por eso te animamos a unirte a nuestra red de Linkedin IDaccion Emprendedores y Empresarios que ya va por los ¡16.000 IDers! Seguimos sumando juntos.