El quinto eslabón hacia un sueño: el plan de inversión y ubicación de mi negocio.

COMPARTE:

presupuestoTodos los homo sapiens, en algún momento de nuestra larga evolución, soñamos con tener nuestro propio negocio. Nunca se ha preguntado, ¿cuál sería nuestro grado de desarrollo si alguien hubiese podido viajar a la prehistoria e inventar la cerilla? Cuánto tiempo y esfuerzo nos hubiera ahorrado. ¿Ha intentado usted alguna vez encender fuego con la sola ayuda de la madre natura? No se lo recomiendo, de solo imaginarlo se me perla la frente de sudor y se me forman callosidades en las manos.

Pero para poder cumplir ese sueño milenario de ser independiente, rápidamente debemos pasar de la idea al papel antes que se nos olvide o se nos adelante otro homínido; además, sin un plan escrito, difícilmente encontraremos un patrocinador para nuestro proyecto. Por lo tanto, para la formulación de un plan de negocio se debe seguir los siguientes pasos: 1) Identificación del proyecto; 2) Plan de Marketing; 3) Plan de operaciones; 4) Plan de recursos humanos; 5) Plan de inversiones y ubicación; 6) Plan económico-financiero; 7) Estructura legal de la empresa; 8) Calendario de ejecución; y 9) Resumen y valoración.

En esta ocasión vamos a centrarnos en el quinto paso: el Plan de Inversiones y ubicación de mi negocio. Para poder empezar a funcionar, un emprendedor debe partir de hacer cálculos aproximados o reales de un mínimo de inversión, aparte de los costos de constitución e inscripción. Pero antes de determinar estos rubros es necesario definir el lugar donde iniciará su aventura.

Ubicación de mi negocio:

Lo primero es determinar la ubicación de nuestro negocio: situación geográfica y distribución física, datos que luego permitan encontrar el sitio perfecto para desarrollar la idea. Si ya posee el local donde funcionará, debe usted aportar un plano o croquis para que sus futuros evaluadores se puedan hacer una idea de la envergadura del proyecto.

Luego, haga una valoración concienzuda de los puntos en contra y a favor del sitio. Examine los posibles cambios estructurales que se deberán hacer para cumplir con las normativas exigidas para el tipo de negocio que va a emprender y los costos. Es posible que salga más económico alquilar un local que ya cumpla con las normas. Sin embargo, usted deberá evaluar qué saldrá más rentable a largo plazo, pues su mira siempre debe estar en el futuro.

Otros aspectos que debe valorar son: la proximidad a su público objetivo, las vías de acceso, la cobertura de servicios públicos y medios de comunicación, la facilidad para disponer de materias primas o recursos necesarios, el precio del alquiler o impuestos, la legislación urbanística y un largo etcétera que dependerá del tipo de negocio a emprender. Es importante que se asesore para que no se le escape nada. Recuerde que entre más clara y fiel a la realidad esté plasmada su idea, mayor facilidad de encontrar un inversor.

Maquinaria y Materiales:

Hay que tener en cuenta el mobiliario y enseres necesarios para empezar a funcionar. Igual de importante es presupuestar otros aspectos y que difieren de una idea de negocio a otra: maquinaria y tecnología especializada; materias primas para la producción; equipos informáticos; herramientas; vehículos de transporte interno y externo; instalaciones eléctricas, de climatizado, de agua e higiene; equipos de medida y control, etc.

Equipo emprendedor:

Debe también estimar el costo del equipo que le acompañará en la aventura. Y eso incluye el costo de búsqueda y contratación, de capacitación si no encuentra el perfil que precisa y en general, además del costo de las nóminas y seguridad social hasta que el negocio genere flujo de caja. Debe también tener en cuenta si necesita el apoyo de profesionales que le asesore al inicio y durante la larga vida del proyecto y el coste del servicio.

 Marketing y publicidad:

Para darse a conocer y promocionar sus productos o servicios, debe hacer el presupuesto de lo que necesitará invertir en marketing y publicidad: creación de logos y marcas; diseño y producción de carteles y pendones; anuncios en prensa, revistas, televisión, radio y medios online; puesta en marcha de página web y servicio al cliente; tarjetas personales; asistencia a ferias y creación de stands, etc.

Bienes intangibles y dinero inmovilizado:

No se puede olvidar de bienes intangibles como software o aplicaciones necesarios; si precisa crear un departamento de investigación y desarrollo; los costos de gestión de propiedad industrial y patentes; y otros que dependerán de su proyecto particular.

Tampoco debe dejar de lado el capital social y cuya cantidad dependerá del tipo de sociedad a crear. Y aquellos montos de dinero que tendrá de reserva para hacer frente a obligaciones mientras no haya un flujo de caja que permita cubrirlos o se generen ganancias; además de un dinero extra destinado para contingencias e imprevistos. Tenga en cuenta los depósitos, las fianzas y los impuestos, etc.

Para finalizar:

Hay otros costos muy importantes a tener en cuenta en su presupuesto inicial: los seguros, contratos, licencias y los gastos de consumo como agua, energía, internet, teléfonos fijos y móviles. Y no olvide consignar los costos por constitución y registro.

De seguro se nos han escapado algunos más… ¿Qué tal si nos escriben en los comentarios, esos que hemos omitido o se nos han olvidado?

Pero antes recuerde: el mayor activo de su nueva empresa son sus buenas ideas, su pasión para llevarlas a cabo, el valor para mantenerse firme, su capacidad inagotable de trabajo, su ilusión de ver realizado su sueño y su compromiso para efectuarlo.

Recurso: haga clic aquí para descargar una tabla de Excel de un Plan Económico-Financiero para Emprendedores, el cual incluye un Plan de Inversiones. Esperamos le sea útil.

* Imagen: Weight of the World Economy by AstroCrush

ACERCA DEL AUTOR

Comunicador Social Periodista y Licenciado en Periodismo. Especialista en redacción y edición digital, gestor de proyectos multimedia, gestor de blogs y webs personales y corporativas, investigador social y Community Manager. Encuéntrame en Quiénes somos.