¿El sistema educativo nos hace suficientemente emprendedores?

COMPARTE:

Para tratar de responder a esta pregunta, os ponemos hoy un vídeo de Ken Robinson, uno de los mayores expertos internacionales en el desarrollo de la innovación.

A menudo se apunta al sistema educativo como una de las claves para fomentar el espíritu emprendedor. Los gobiernos de todo signo anuncian planes para incluir asignaturas y contenidos relacionados con la creación de empresas. Bienvenidos sean, pero cabe preguntarse si la introducción de ciertos contenidos es suficiente para formar emprendedores.

Emprender es sobre todo una cuestión de actitud, de saber pensar diferente, de generar ideas y llevarlas a la práctica, en definitiva,: de creatividad e iniciativa. Sin embargo los actuales sistemas educativo están pensados con la lógica del siglo XX, concebidos para que los estudiantes aprendan las respuestas “correctas” que les permitan integrarse fácilmente en un sistema productivo poco tendente al cambio.

Sin embargo, en un mundo que se mueve a velocidad vertiginosa, sucede lo que dice la canción, que “cuando ya sabía las respuestas, me cambiaron las preguntas”. Por ello es vital desarrollar la capacidad de generar nuevas respuestas, respuestas propias a cada nuevo reto. Eso es lo que hacen constantemente los emprendedores: cambiar la manera en que nos enfrentamos al mundo. La conversación sigue en nuestro grupo en LinkedIn.