El valor de la comunicación para conectar talento y gestionar el cambio

COMPARTE:

Relacionarnos, forma parte de la condición y de la evolución de la especie humana. Necesitamos comunicar.

A nadie le sorprende hoy, que el estallido de las redes sociales viene motivado por el gran instinto de pertenecer, de formar parte de comunidades que lejos de disminuir, aumentarán y crecerán en el futuro. Lo llevamos en nuestro ADN, son pautas de acción colectivas, donde intuimos que buena parte de la innovación son el resultado de las interacciones entre varios individuos que forman parte de las comunidades. La conexión implica contagio y el contagio es absolutamente necesario para avanzar.

Hemos encontrado una vía de escape para comunicar, dialogar, compartir y experimentar. Y es de tan alta magnitud, que dedicamos millones de horas, de forma voluntaria, a escribir, a opinar, a colgar fotos y videos, a criticar y apoyar. La revolución digital 2.0 nos ha convertido en protagonistas para dejar nuestro testimonio, y hacer constancia de que existimos.

Pero en estas dinámicas espontáneas y masivas, aparece de forma natural un orden establecido, motivado por la calidad de la información, grado de influencia, reputación y credibilidad, y gestores de los estados de opinión.

Así pues, se estima:

  • Que un 1% corresponde a las mentes creativas.

  • Que un 9% corresponden a embajadores de mensajes y actuaciones.

  • El 90% restante son espectadores que quieren “formar parte de”.

Para centrar este artículo en la actividad empresarial, diríamos, el valor de la comunicación es una de las herramientas del marketing mix, en el sentido de, conjunto de métodos que utiliza la organización para comunicarse con su público-objetivo.

article1

La comunicación incluye la publicidad, el marketing directo, las relaciones públicas y otras actividades tales como el patrocinio o la comunicación en el punto de venta.

Un proceso de comunicación efectivo requiere una cuidadosa planificación para asegurarse que la organización tiene un mensaje claro y coherente que presentar. El mensaje ha de transmitirse de modo conciso y debe ser creíble. Además, es imprescindible que no se prometa algo que no es cierto, ya que, aparte de las implicaciones legales que esto podría acarrear, crearía clientes poco satisfechos y ocasionaría potencialmente la pérdida de futuros clientes.

La comunicación es el eje central sobre el que giran las relaciones humanas. Pero es necesario distinguir entre comunicación e información, dos términos que, con frecuencia, confundimos. La información se limita, básicamente, a la transmisión de datos de un emisor a un receptor, mientras que la comunicación comprende un proceso mucho más complejo, que se relaciona con el intercambio de ideas y conocimientos, a partir de los cuales se genera una respuesta o feedback por parte de la persona que recibe dicho mensaje.

Si la sociedad cambia, las empresas también.

Adaptarse a los nuevos entornos no es tarea difícil. Basta con fundamentar los esfuerzos en el capital intelectual de sus trabajadores. Las condiciones existen, basta dinamizar las organizaciones para que sean ágiles y estimulen la creatividad de sus trabajadores, así se obtendrán como resultado soluciones innovadoras, que propicien el cambio.

article2

 

 

La voluntad de cambiar y las estrategias para hacerlo:

  • Hacia una cultura de aprendizaje continuo. La comunicación y la información fluyen masivamente, solo es necesario la conexión de las redes sociales externas e internas. El intercambio de conocimientos, la facilidad de contactar y seguir a expertos, la formación continua, acceder a todo, permitirá enriquecernos y aprender de forma permanente.

  • Redes sociales corporativas. Se convertirán en las principales herramientas de comunicación, incrementando la productividad. Potenciarán la interacción entre los equipos, fomentarán la implicación y la colaboración. En una sociedad del conocimiento será el canal de acceso incrementando la capacidad de la inteligencia colectiva.

  • Desarrollo de nuevos estilos de liderazgo. La necesidad de liderar los procesos del cambio con el gran reto de impulsar los nuevos escenarios culturales e inspirar y transformar la organización para fomentar la innovación.

  • Atraer el talento. Diseñar un buen plan relacional ya que facilitará, personalizará y enriquecerá la relación con el talento, tanto interno como externo, que es la forma inteligente de capturar valor.

No existen fórmulas mágicas sino únicamente ideas que puedan ayudarnos a entender por qué las empresas necesitan incorporar nuevas formas de gestión.

Comunicar para transformar, transformar para comunicar.

El flujo y reflujo de adoptar las estrategias que permitan alcanzar los objetivos establecidos.

article3

 

Las empresas que hayan decidido dar un impulso a la comunicación interna, como medida para estar en mejor disposición de alcanzar sus objetivos, deberán de etiquetarla de estratégica y liderarla de tal forma que influyan y resalten los valores intangibles empresariales:

  • Marca y reputación; Estilo de empresa y cultura; Propuesta de valor

La metodología, estrategias y operatividad de la comunicación interna deberían basarse en cinco pilares fundamentales:

  • Responsabilidad Social Corporativa o Responsabilidad Social Empresarial, para dar soporte y refuerzo a los valores éticos empresariales.

  • Apoyo al plan de negocio, para unificar las estrategias de la gestión de las personas con las de la empresa.

  • Cultura organizativa, para proyectar la imagen social de que la empresa cuenta con las personas.

  • Gestión de canales y herramientas de comunicación, apoyarse en las nuevas tecnologías como catalizadores del cambio y la transformación.

  • Escucha, medición de resultados, sensibilidad del entorno, y monitorización de percepciones internas.

 

Recuerda, Escura Consulting facilita un modelo competitivo de éxito para tu empresa. Un modelo sostenible, rentable y que cree valor.
Rafael Alcón Díaz
Consultor Empresarial – Executive