Enciende tu start-up y nunca parará

COMPARTE:

editorial startup

Los Rolling Stones, a principios de los 80, no se habían convertido todavía en el club de la tercera edad más lucrativo del mundo. Aunque lejos de sus mejores días de transgresión y genialidad, fueron capaces todavía de editar algunos discos con canciones de gran éxito como este Start Me Up.

La letra decía “If you Start Me Up/If you start me up I’ll never stop”, algo así como “si me enciendes/si me enciendes nunca pararé.” Este fragmento – que en la canción tiene una fuerta carga sexual- puede adquirir distintos sentidos según el contexto, también en el empresarial.

No en vano, la canción fue escogida para la campaña de lanzamiento del sistema operativo Windows 95, que supuso un gran salto adelante respecto del Windows 3 y al MS-DOS con los que todavía funcionaban los PC. Aún así, los detractores de Microsoft utilizaron otra de las frases de la canción-”you make a grown man cry” ( “haces llorar a un hombre adulto”)-  para criticar el producto. La campaña, en cualquier caso fue un éxito.

Esta idea de empezar algo que luego no tiene freno está también detrás de la denominación de startup para las pequeñas empresas de base tecnológica y rápido crecimiento -como la propia Microsoft en sus inicios- que Wikipedia define así:

Una startup es una organización humana con gran capacidad de cambio que desarrolla productos o servicios de gran innovación, altamente deseados o requeridos por el mercado, donde su diseño y comercialización están orientados completamente al cliente. Esta estructura suele operar con costos mínimos, pero obtiene ganancias que crecen exponencialmente, mantiene una comunicación continua y abierta con los clientes, y se orienta a la masificación de las ventas, aprovechando la comunicación que nos brinda Internet y sus diversas plataformas.

El fenómeno startup ha generado un cambio en la filos0fía de los negocios recogida mejor que en ningún sitio en el libro Lean Startup (una lectura imprescindible de Eric Ries), un libro que dibuja “el mapa de la innovación del siglo XXI. Las ideas de El método Lean Startup abrirán paso a la siguiente revolución industrial.”

Toda startup necesita una inversión inicial, que puede ser cuantiosa y arriesgada, pero, si la apuesta sale bien, puede llegar a ser muy lucrativa para el inversor. Así han florecido los Business Angels, pero también otras fórmulas de financiación como el crowdfunding. En este artículo que compartimos con nuestros lectores hablábamos del equity crowdfunding (o crowdfunding de inversión) que permite a los emprendedores entregar recompensas a los inversores que confían en su producto. Así, “un un mecenas que hubiese aportado 275 dólares a Oculus Rift podría llegar a tener un retorno de 55.000 dólares por dicha inversión.”

En cuanto a las necesidades de financiación hablamos con Minerva García Jurado, fundadora y General Manager en Smart Eagle, empresa que se dedica a ayudar a startups en su estrategia de financiación. Minerva considera que la inversión mínima actualmente se encuentra en torno a los 500.000€ para poder estar presente en las diferentes plataformas tecnológicas y nos recordaba que “la parte más importante de la presentación ante un inversor es presentar al equipo. Porque las ideas pueden ser buenas, pero al final lo que cuentan son las capacidades.

Otro aspecto primordial para el éxito de cualquier start-up es la comunicación, que no puede ser vista como un mero apéndice a la estrategia de la empresa. En muchos casos forma parte integral del modelo de negocio.

El vídeo es uno de los mejores soportes para promocionar tu empresa, además, tal como contamos en este artículo, “realizar un vídeo para tu empresa es un buen ejercicio de autoanálisis porque te obliga a sintetizar los objetivos y la esencia de tu marca, así como a definir a qué público quieres dirigirte y cuál será el mensaje más efectivo. Crear un storytelling que sea atractivo y reflejar tu empresa en no más de 5 minutos.”

Cuando pensamos en startups solemos pensar en el sector exclusivamente tecnológico pero  hay otros sectores como el de la salud, donde la tecnología esta generando nuevas oportunidades de negocio: desde el mapeo del ADN para prevenir enfermedades, hasta redes sociales de personas que sufren problemas de salud mental. Como nos cuenta Pilar Gatell en este artículo, el crecimiento de la financiación a StartUps en digital Health han aumentado un 160% este año.

Pero, además de alargarnos la vida, las startups las han cambiado. Han cambiado nuestra manera de comunicarnos y de relacionarnos, hasta el punto de que puedes acabar utilizando Tinder para los negocios y Linkedin para el amor, como nos cuenta Caterina Benito.

Y, por supuesto, la tecnología y las startups han cambiado nuestra forma de comprar y vender. La semana que viene dedicaremos IDnews a las ventas por Internet, donde, por cierto, puedes comprar incluso viejos éxitos de los Rolling Stones. Aunque no siempre quedarás satisfecho.

ACERCA DEL AUTOR

Especialista en comunicación con un enfoque 360º orientado a emprendedores, microempresas, autónomos, cooperativas y empresas sociales. Los distintos medios y modos de comunicar son sólo herramientas. Lo importante es el mensaje.