¿Estamos creando una burbuja emprendedora?

COMPARTE:

Últimamente está cobrando fuerza la idea de que se podría estar creando una burbuja emprendedora. Lo podemos ver aquí, aquí, aquí, y también aquí. Los que defienden esta tesis aseguran que el discurso acerca de la importancia de los emprendedores que se hace, sobre todo desde el poder político, puede tener consecuencias negativas.

Uno de los argumentos de los defensores de esta idea es que este discurso a favor del emprendedor puede  lanzar al emprendimiento a muchas personas que no tengan proyectos los suficientemente sólidos, con el riesgo de que fracasen en masa dentro de dos, tres o cinco años. Al igual que sucedió con el sector inmobiliario, se crearían unas expectativas sobredimensionadas, que podrían llevar a la ruina a muchas personas.

Otro argumento que se expone al hablar de la burbuja emprendedora es que a menudo el discurso sobre emprendedores da una imagen falsa, como si todos los proyectos fueran start-ups tecnológicas de alto crecimiento.

Lo cierto es que la mayoría de proyectos empresariales son microempresas de menos de 10 trabajadores. En los países de Latinoamérica y el Caribe, el 80% de las empresas entran en la categoría micro, según el Banco Interamericano de Desarrollo. Además, son el primer empleador de la región. En España la proporción de microempresas alcanza el 95% del total.

¿Todo el mundo puede emprender o sólo unos pocos?

Esto nos demuestra que para emprender no hace falta ser un genio revolucionario, ni disponer de mucho capital. Lo necesario es tener una idea de negocio y ganas de llevarla adelante. Se pueden crear grandes empresas en los sectores con más glamour o iniciar proyectos modestos pero viables para desarrollar una actividad profesional.

Lo que sí es necesario es tener los pies en el suelo, conocer las propias limitaciones y dejarse aconsejar. Un emprendedor puede tener una muy buena idea, o ser un excelente gestor, o un gran vendedor, pero difícilmente lo hará todo bien. Por ello es importante dejarse asesorar y acceder a formación específica en aquellos aspectos en que vayamos más flojos.

A menudo la mejor ayuda la podemos encontrar en otros emprendedores con los que podamos compartir conocimientos, ideas y proyectos. Cómo sabéis IDaccion ha creado un grupo para emprendedores y empresarios con este objetivo. Ya somos más de 6.500 miembros.

¿Qué opináis? ¿Hay algo de cierto en la idea de que se podría estar creando una burbuja emprendedora? ¿O al contrario, hace falta que se hable todavía más sobre emprendedores?