Frases de Galileo para poner tu negocio en órbita

COMPARTE:

Frases de Galileo para poner tu negocio en órbitaFrases de Galileo para poner tu negocio en órbitaFrases de Galileo para poner tu negocio en órbita

Galileo Galilei, astrónomo, filósofo, ingeniero, matemático y físico italiano ha pasado a la historia por su enfrentamiento con la Inquisición, que le condenó y le obligó a abjurar de sus teorías -inspiradas en la observación científica- según las cuales, la Tierra no era el centro del Universo, como se creía desde Aristóteles, sino que ésta giraba alrededor del Sol, tal como sostenía Copérnico.

Este episodio ilustra como pocos como el método científico supuso, en el Renacimiento, una auténtica revolución en la generación del conocimiento. Hasta entonces – y aún por muchos años- dominada por los dogmas de la Iglesia. Galileo fue una personaje clave de esta revolución: auténtico hombre del Renacimiento, fue, junto a  Francis Bacon, uno de los principales padres del método experimental, estudió el movimiento estableciendo la fórmula del movimiento uniformemente acelerado, perfeccionó el telescopio y -tal como explica Leon Lederman en La partícula divina- fue un precursor en el uso de “instrumentos” para la obtención del conocimiento. Por todo ello se le considera uno de los padres de la ciencia moderna y, en concreto uno de los héroes fundacionales de la física y la astronomía.

Galileo-sustermansAhora, cuando se celebran los 450 años del nacimiento de Galileo, el conocimiento vuelve a vivir una revolución gracias a unos “instrumentos” -desarrollados en buena parte gracias a las ciencias físicas y experimentales- que permiten poner en contacto personas y generar conocimiento de manera colaborativa -y también ideas, proyectos y valor económico-  queremos compartir con vosotros algunas frases de esta figura preeminente que nos pueden ayudar en nuestro negocio.

“La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo”

Importantísima reflexión. Antes de lanzarte a emprender, debes conocerte bien: ¿estás dispuesto al sacrificio que conlleva? ¿Tienes las habilidades necesarias? ¿Cuáles son tus puntos fuertes? Cuanto mejor te conozcas a ti mismo, mejor podrás desarrollar un proyecto empresarial que marque realmente a diferencia. Porque tú eres único, y sólo tú puedes llevar a cabo lo que tienes en la cabeza. Si te dedicas a copiar a los demás o a hacer demasiado caso a lo que dicen los otros, llevarás mal camino.

“¿Quién se atreverá a poner límites al ingenio de los hombres?”

Si Galileo tuvo que enfrentarse a la Inquisición, tú deberás hacer frente a los asesinos de ideas. Personas que -a veces con buena intención, pero normalmente para ocultar su mediocridad- le pondrán todo tipo de pegas a tu proyecto. No les hagas caso. Como dice Roger Antunez: “no es relevante lo que la gente crea que es posible o imposible”

“Nunca he conocido a una persona tan ignorante que me resultase imposible aprender algo de ella”

A pesar de lo anterior, siempre conviene escuchar a todo aquél que no tenga como objetivo machacar tu iniciativa para ocultar su carencia de ella. De todo el mundo se puede aprender, y, a veces, la persona más insospechada te hará caer en la cuenta de algo absolutamente vital para tu negocio.

“La duda es la madre de la invención”

Quien todo lo sabe, nada se pregunta, y sin preguntas y dudas es imposible generar nuevas respuestas. Cuando observamos un producto, un servicio o un mercado , o mejor, cuando miramos a un cliente, nos debemos preguntar: ¿tiene sus necesidades cubiertas? ¿a un precio adecuado? ¿de una manera satisfactoria para él/ella? A partir de ahí podremos detectar necesidades del mercado y desarrollar nuevas soluciones, productos o servicios que cubran las necesidades no satisfechas de nuestro cliente. La duda nos acompañará siempre: ¿Será el nuestro el producto que necesita? ¿estará dispuesto a pagar por él? Sólo haciendo camino, encontraremos las respuestas.

“Todas las verdades son fáciles de entender una vez descubiertas. La cuestión es descubrirlas.”

Efectivamente, una vez alguien da en el clavo de un producto o servicio ampliamente demandado por el mercado, parece evidente para todos (y entonces todos quieren subirse al carro), pero ser el primero en descubrirlo no es tan fácil. Para ello existen los estudios de mercado y otras técnicas, pero estas no siempre detectan los océanos azules.  Como dijo Henry Ford “si le hubiera preguntado a mis clientes que querían hubieran contestado que un caballo más rápido”, la gente no siempre sabe lo que necesita, por ello hay que estar siempre atento, porque muchas veces, como cantaba Bob Dylan “la respuesta está en el aire” pero no todo el mundo es capaz de verla.

“Creo que en la discusión de los problemas naturales, deberíamos comenzar no con las escrituras, sino con experimentos y demostraciones”

La aplicación de esta máxima a los negocios sería la aplicación de la metodología Lean StartUp. No importa lo que digan los expertos, ni los estudios de mercado, ni siquiera tu propio Business Plan. Crear un producto mínimo viable y testearlo en el mercado. Una y otra vez, recogiendo el feedback e introduciendo mejoras hasta obtener un producto óptimo.

“Mide lo que se pueda medir; y lo que no, hazlo medible”

Frase que se puede aplicar directamente a nuestra empresa. Para poder saber a ciencia cierta la marcha de nuestro negocio hay que establecer un sistema de indicadores que refleje fielmente la situación de nuestra empresa. Obviamente están los indicadores contables, pero hay muchos otros indicadores en los diversos ámbitos de gestión de nuestra empresa que debemos ser capaces de medir y monitorizar. Desde el rendimiento de los empleados a la reputación en Social Media. Por todo ello conviene tener un cuadro de mando integral con nuestros KPI (Key Performance Indicator) o indicadores clave, que nos ayuden a tener una fotografía certera de lo que ocurre en nuestra empresa.

“Hablar oscuramente lo sabe hacer cualquiera, con claridad lo hacen muy pocos”

Muchas veces al explicar nuestra empresa o nuestro producto, recurrimos a tecnicismos, a jerga especializada que nos hace pensar que así abrumaremos a nuestra audiencia: sea éste cliente, inversor o proveedor. Craso error. Dejemos la jerga técnica para los técnicos. Cuando se trata de vender (sea un producto o todo el proyecto) es imprescindible explicarlo como se lo explicarías a tu madre o a tu abuela. Si el cliente no te entiende, no te comprará.

“Eppur si muove”

“Y sin embargo se mueve” dicen que dijo Galileo después de retractarse de sus teorías. Probablemente sea una leyenda, pero así ha quedado en el anecdotario de la historia, ejemplificando la tozudez del científico en sostener su visión pese a las presiones del poder. Igualmente, el emprendedor ha de tener un punto de tozudez. El mercado dará y quitará razones, pero a veces hay que persistir, cambiando pequeñas cosas y manteniendo lo básico, antes de darse por vencido.

Al igual que ahora sabemos que – no sólo la Tierra- sino el resto de planetas del Sistema Solar, asteroides y cometas giran alrededor del Sol. Y éste a su vez gira alrededor del agujero negro supermasivo que se encuentra en el centro de la Vía Láctea, hemos de ser conscientes que esto no siempre fue así, y, ¿quién sabe? no tiene por qué ser así en el futuro. Lo importante es no dar nada por sentado, estar siempre con los ojos abiertos y el telescopio preparado para detectar los movimientos que puedan indicar un cambio en el mercado, una señal de que es el momento de lanzar un proyecto o de introducir cambios en el que tenemos. ¿Qué otras frases célebres conoces que puedan ser de utilidad para emprendedores y empresarios?


ACERCA DEL AUTOR

Especialista en comunicación con un enfoque 360º orientado a emprendedores, microempresas, autónomos, cooperativas y empresas sociales. Los distintos medios y modos de comunicar son sólo herramientas. Lo importante es el mensaje.