Innovación, desarrollo y crecimiento

COMPARTE:

inno_desa_cre_ TIC

Nuestro país y los países de nuestro entorno están buscando políticas que estimulen el crecimiento económico para su transformación en creación de empleo. En esta línea, es fundamental dirigir esfuerzos hacia la tecnología, la formación y la innovación, los tres pilares imprescindibles para conseguir un crecimiento económico.

Las Tecnologías de la Comunicación de Información (TIC) se deben incorporar a las políticas de creación de empleo y de gestión de las empresas como un potente facilitador de innovación, desarrollo y crecimiento. En los países de la OCDE, más del 95% de las empresas participan de las ventajas de las nuevas tecnologías, lo que les proporciona formas inéditas de llegar a los clientes y la posibilidad de adquirir mayor cuota de mercado en el exterior.

Los medios de comunicación social se han consolidado como una poderosa herramienta de marketing, por lo que una acertada combinación con las tecnologías sociales es básica tanto para adquirir conocimiento como para obtener feedback inmediato del mercado, ajustando estrategias, productos o servicios a la demanda del consumidor.

En este sentido, atendiendo a sus formatos participativos, tienen que ver tanto con las tecnologías como con sus aplicaciones, ya que acercan los mundos virtual y físico de maneras dinámicas a través de varias plataformas. Se prevé que el desarrollo de nuevos bienes y servicios reactive la demanda por parte de empresas, hogares y gobiernos, y que las inversiones en las nuevas TIC impulsen aún más la demanda constante.

El sector de las TIC, convertido en aglutinador de fuerzas de cambio social, ha variado drásticamente desde los primeros años de la informática y la “economía del conocimiento” está tomando proporciones hasta ahora nunca vistas.

Gran parte de su crecimiento, de carácter global e internacional, tiene su origen en la eficiencia obtenida gracias a la reorganización a nivel mundial de la investigación, el desarrollo y la producción para suministrar nuevos y mejores productos y servicios TIC a mercados emergentes y en expansión. Esto incluye el creciente uso de programas informáticos y el frecuente recurso a la subcontratación.

Las TIC son, pues, para las microempresas, la puerta de entrada económica, eficiente y más adecuada para trabajar con organizaciones a las que no podríamos acceder de otra manera.

Carmen López Manciñeiras
CEO de Gestió Externa