La fiebre del coworking: compartir conocimientos y espacios

COMPARTE:

En 2005, un joven programador informático, Brad Neuberg, compartía piso con otros dos programadores en San Francisco. Decidieron entonces que podrían abrir su casa- que era a su vez su espacio de trabajo- a otros programadores para compartir la conexión a Internet y el café. Era el embrión del coworking.

COWORKING2

 

Neuberg fue también uno de los fundadores de Citizen Space, el primer espacio de coworking tal como lo entendemos hoy. Citizen Space se define como un lugar que coge lo mejor de una cafetería (energía, entorno social) y lo mejor de un lugar de trabajo (funcionalidad y productividad) para ofrecer a los trabajadores independientes un lugar asequible en el que trabajar.

Desde San Francisco, la fiebre del coworking se ha extendido rápidamente. El año pasado se contaban más de 2.000 centros de coworking en todo el mundo. Una tercera parte en Estados Unidos, otros tantos en Europa, y el resto repartidos por todos los continentes. Países como Alemania, Japón, o España -donde hay ya más de 100- están liderando el crecimiento de este tipo de centros, que son también una realidad creciente en Mexico, Colombia o Argentina.

Una primera lectura sobre el fenómeno del coworking nos podría hacer pensar que se trata de una manera de reducir gastos en tiempos de crisis, pero este es sólo uno de los muchos beneficios que aporta, entre los que podemos destacar los siguientes:

  • Salir del aislamiento que sufren muchos freelance
  • Aumento de la productividad al estar en un espacio destinado únicamente al trabajo
  • Compartir conocimientos, ideas e inspiración con los compañeros
  • Mayor flexibilidad para entrar y salir ya que no se es el titular de los suministros
  • Mejor separación de la vida personal y profesional
  • Relaciones estables con los compañeros que pueden acabar en relaciones cliente-proveedor

Muchos de los beneficios vienen por la parte colaborativa e informal de las relaciones con el resto de coworkers. Esto es lo que diferencia al coworking de otro tipo de instalaciones como las incubadoras o los centros de empresas. El coworking pone el acento en la conexión con el resto de personas que comparten el espacio, e incluso se organizan actividades para facilitar este contacto y hacer fluir la creatividad.

La conexión y la colaboración entre emprendedores es una de las claves para emprender hoy en día. Es algo que desde IDaccion también queremos conseguir a través de nuestro grupo en LinkedIN para emprendedores y empresarios. A través del grupo puedes conectar con más de 8.000 empresarios, emprendedores y profesionales con los que puedes colaborar para dar forma a tus ideas y proyectos.