La siesta del Smartphone

COMPARTE:

La siesta del SmartphoneDesde ATI, asociación de técnicos informáticos, sabemos que la tecnología es una palanca de creación de empleo, de transferencia de experiencias y de conocimiento, de desarrollo profesional e incluso de cambio social y humano, con todo lo que conlleva. El móvil y el Smartphone han permitido acercar a las personas a la comunicación y a la información en cualquier momento y en cualquier parte geográfica, disminuyendo o eliminando algunas limitaciones físicas que existían anteriormente.

Dentro de estas nuevas tendencias, aparecen como el Big Data, la Nube, o BYOD (‘BringYour Own Device’) que me permite leer y contestar correos electrónicos corporativos y sus asuntos personales desde el mismo terminal. El BYOD permite a las empresas ahorrar costes en equipamiento informático y a los trabajadores mejorar su eficiencia y eficacia, indicando algunos que BYOD ofrece una ventaja competitiva a las empresas y sus entornos. Los trabajadores acceden a sus redes sociales pero también a las corporativas, rompiendo barreras y limitaciones para los humanos, una constante en la evolución tecnológica.

Pero esta modificación de nuestros hábitos trae consigo algunos problemas que seguramente no se habían contemplado ni imaginado… Apareciendo la nomofobia, que es el miedo irracional a salir de casa sin el móvil o el smartphone. La palabra es una abreviatura de la expresión inglesa “no-mobile-phone phobia”, y fue utilizado durante un estudio realizado por la Oficina de Correos del Reino Unido encargado al instituto demoscópico YouGov para valorar la ansiedad que sufren los usuarios de teléfonos móviles.

En uno de los últimos estudios sobre adicción al teléfono móvil da lugar a unas conclusiones preocupantes: el 66% de la población británica padece nomofobia, según una encuesta que acaba de hacer pública la firma OnePoll basándose en mil entrevistas. La dependencia ha llegado a tal punto que el 41% de los usuarios del Reino Unido tiene dos teléfonos o más para estar permanentemente conectados.

Por término medio, cada usuario de teléfono móvil o Smartphone consulta su dispositivo 34 veces al día. Teniendo en cuenta que muchos de ellos lo hacen solo ocasionalmente, es fácil hacerse una idea de la dependencia del teléfono móvil que puede llegar a desarrollar algunas personas.

Como un bien tan necesario para nuestra existencia personal y laboral, el miedo a perderlo puede llegar a ser aterrador. Según el estudio, el 70% de las mujeres reconoce tener pánico a perder su teléfono móvil, frente al 61% de los hombres.

Dentro de los jóvenes las consecuencias también se están notando, y se cifran en que alrededor de un 8 % de los universitarios españoles sufren nomofobia, siendo adictos al móvil y presentando algunos síntomas como baja autoestima y déficit en habilidades sociales.

Además, la nomofobia se manifiesta con síntomas como ansiedad, malestar general, o inquietud, negación, ocultación y/o minimización del problema, sentimiento de culpa y disminución de la autoestima.

La tecnología como cualquier herramienta, metodología, arte, etc. se tiene que usar de una manera responsable, y desde ATI queremos expresar, que aunque seamos unos defensores de ésta, siempre que se utilice con conocimiento y no nos ciegue la propia tecnología en sí. O dicho de otra manera, si aplicamos el pensamiento clásico de la virtud aristotélica, como el justo medio o equilibrio entre dos extremos viciosos (un extremo vicioso por defecto y otro por exceso).

Puede parecer paradójico, pero al final igual que en algunas culturas mediterráneas tienen en la siesta – una costumbre consistente en descansar algunos minutos (entre veinte y treinta) después de haber tomado el almuerzo, con un corto sueño con el propósito de reunir energías para el resto de la jornada; demostrándose que una siesta de no más de 30 minutos mejora la salud en general, previene el agobio, la presión o el estrés, favorece la memoria y los mecanismos de aprendizaje- también nuestros compañeros tecnológicos, móviles y Smartphones, van a tener que disponer de un descanso merecido para cargar las pilas: la siesta del Smartphone

 

Juan Carlos Vigo.

Presidente de ATI Madrid. Experto en Estrategia, Seguridad, Procesos y Gobierno TI.

“El conocimiento que no se comparte se pierde”, J.C.Vigo.