Las empresas son las personas

COMPARTE:

Las empresas son las personas

El habitual pensamiento dicotómico dificulta la mentalidad abierta e incluyente. Para muchos, el ánimo de lucro, fin de la actividad empresarial, está reñido con una actividad ética, sostenible y responsable; beneficios frente a música celestial, piensan.

No es el caso de un grupo de empresarios de sectores muy diversos que han querido compartir su forma de trabajar en el VII encuentro Talking Numintec, celebrado el pasado día 29 de mayo en la Casa Llotja de Mar de Barcelona, bajo los auspicios de la Cambra de Comerç de esta ciudad.

Los nueve empresarios han destacado algunos de los elementos que conforman este nuevo paradigma del que tanto se está hablando: la visión a largo plazo, los criterios éticos en el trato a empleados, socios y usuarios, una política de remuneración justa a la vez que acorde con la exigencia en actitudes y esfuerzos, el rechazo a propuestas de negocio cuyo fin no está alineado con los valores que ellos mismos propugnan, a pesar de tentadoras perspectivas de beneficios.

Las intervenciones

  • Abrió el turno de intervenciones Imma Amat, propietaria del grupo inmobiliario Amat, empresa fundada hace más de 60 años y cuyo valores, marcados por su fundador, y entre los que destaca la pasión por el trabajo bien hecho, adquieren la categoría de sagrados.
  • Gemma Cernuda, presidenta de la agencia de comunicación y branding Peix & Co, destacó su experiencia en liderar en femenino, un reto en el trabajo de inclusión.
  • Jaume Gurt, director general de Infojobs, destacó la importancia del desarrollo profesional y personal de sus empleados, y lo importante que es en este aspecto el concepto de felicidad laboral.
  • Idili Lizcano, fundador y director general de Alqvimia, transmitió su firme convicción de que el hombre puede colaborar con la naturaleza sin destruirla.
  • Para el subdirector general de Triodos Bank en España, Joan Antoni Melé, liderar una banca ética supone sacrificar márgenes si con ello se contribuye a mejor el bienestar colectivo.
  • Mercè Mullor, consejera delegada de la empresa familiar de limpieza Mullor, S.A. puso énfasis en la calidad humana acompañada de la exigencia en el trabajo.
  • Emili Rousaud, director general de Factor Energía, apuesta por la transparencia en el servicio y la sostenibilidad de sus productos.
  • Víctor Tatay, director regional del grupo Adecco, destacó la satisfacción que le produce poder proporcionar puestos de trabajo en unos momentos complicados, y poder hacerlo con un destacado espíritu de servicio.
  • Anna Balletbó, presidenta de la Fundación Internacional Olof Palme, cerró las intervenciones destacando la labor de la fundación en formación y cooperación.

El común denominador de los valores expuestos es la colocación del ser humano como eje de la actividad económica. Se dice que las personas son lo más importante dentro de las empresas; tal vez sería más preciso decir simplemente que las empresas son las personas.

El riesgo de este tipo de encuentros es que acudan a ellos los que están ya convencidos de las bondades de las ideas expuestas. Afortunadamente, del turno de preguntas se pudo deducir que no todos los asistentes estaban al corriente de esta nueva forma de hacer las cosas. Muchos salieron agradablemente sorprendidos.

Aboguemos por una buena divulgación de este nuevo paradigma que ya está en marcha y esperemos dar con la tecla pedagógica adecuada para que el empresario sea visto como lo que realmente es, y desaparezca esa imagen de especulador financiero que algunos quieren atribuirle.