Los 20 errores que ningún emprendedor debería cometer, según Joan Riera

COMPARTE:

20 errores 2

Recurrimos de nuevo al profesor de Dirección y Estrategia de ESADE, Joan Riera, para que nos ayude a entender cómo deberíamos comportarnos los emprendedores primerizos. Tras darnos las claves para acelerar el éxito en nuestra empresa, el docente quiere animarnos a que dejemos atrás nuestros miedos y nos lancemos a por nuestros sueños. El camino se antoja complicado, pero siguiendo los consejos de Riera tenemos gran parte del recorrido hecho…

A continuación, os presentamos los 20 errores que ningún emprendedor debería cometer si quiere lograr que su empresa funcione:

  1. No entender la diferencia entre una buena idea y un  BUEN NEGOCIO. No toda IDEA de negocio es una OPORTUNIDAD de negocio.
  2.  Incapacidad para aceptar la RESPONSABILIDAD. También denominado el síndrome de las “pelotas afuera.” La culpa no es exógena, asume tu responsabilidad, sé proactivo y encuentra el camino al éxito.
  3.  No sabes si funciona hasta que lo PRUEBAS. No hay plan de negocio que resista el primer contacto con el cliente. Lánzate, no hay más secreto que el “go-to-market” para saber si funcionará.
  4. El cliente es REY ¿Alguna duda? No olvides quien paga, fidelízalo, cuídalo, mímalo, sorpréndelo, conviértelo en fan.
  5. Pensar que tus clientes son IGUALES que tu. Como a mi me gusta, le gustará a todo el mundo. Pues no, no es así. Escucha la voz del cliente y calibra su verdadero potencial.
  6. Si lo “monto”, VENDRÁN  ¡Alerta! No olvides destinar presupuesto para comunicar, atraer y vender. El cliente no viene o entra en tu establecimiento por la ley de la gravedad.
  7.  Escondiéndote detrás de tu ESCRITORIO. Sal de tu confortable despacho y pisa la calle, comparte tu idea, contrástala, habla con tus clientes.
  8. Acuerdos y no RELACIONES COMERCIALES. Establece auténticas relaciones a largo plazo con tus clientes, calcula el coste de conseguir un cliente y el retorno después de tus esfuerzos.
  9.  No saber VENDER. El carácter comercial es fundamental, en todos y cada uno de los miembros fundadores de la iniciativa. Todos han de ser capaces de vender, porque sin ventas no hay negocio, recuerda que esta es la primera causa de fracaso en el lanzamiento de nuevas iniciativas.
  10. No tener suficiente HAMBRE. La necesidad agudiza el ingenio, dota de energía y dinamismo.
  11. No invertir de tu propio DINERO. No esperes que alguien invierta si tú no das ejemplo.
  12. No identificar bien tus COSTES. Siempre nos olvidamos de algún coste, alerta porque impacta en tus márgenes y en tu tesorería, no vas a poder dejar de pagarlos.
  13.  Te seduce la facturación ¿y el BENEFICIO? Nunca olvides tus márgenes. Incluso si inconscientemente tienes márgenes negativos, cuanto más vendas, más perderás.
  14. El mal de PIEDRA. Controla la inversión una vez tengas en tus manos el dinero que tan ansiosamente has estado buscando.
  15.  No entender tu CASHFLOW. En etapas iniciales, controla la caja, es el combustible necesario para despegar.
  16. No hacer análisis de sensibilidad. Definir diferentes escenarios te permitirá prever lo peor y anticiparte.
  17. Escuchar a tu MADRE. El elevado proteccionismo de tus padres puede frenarte, nunca pierdas tu espíritu aventurero.
  18. CONFUNDIR los roles inversor/trabajador. Son diferentes “sombreros,” conviene diferenciarlos para evitar futuros conflictos entre socios.
  19. No saber DELEGAR. Es incuestionable, llegado cierto punto el líder tendrá que delegar. Si un negocio depende de solo una persona, es arriesgado y poco escalable. 
  20.  Y el mayor ERROR de todos… ¡es no INTENTARLO!

Arrancar un negocio implica siempre un arduo esfuerzo. Es imprescindible trabajar muy duro para alcanzar cualquier objetivo, y, por ello, esperamos que estas 20 claves os sirvan para, al menos, saber en qué trampas no debéis caer. Con los consejos del profesor Joan Riera, el éxito de vuestra startup está un poquito más cerca.

Desde IDaccion, os animamos a que nos expliquéis cómo ha sido vuestra experiencia en el mundo de empresarial y si habéis caído o no en alguno de los errores que anteriormente hemos expuesto.