Los microcréditos, una fórmula cada vez más utilizada por los emprendedores

COMPARTE:

imagen_pc_dinero

Pese a los datos macroeconómicos que apuntan a una leve recuperación del estado financiero del país, la situación para muchos hogares o para pequeños empresarios sigue marcada por la falta de crédito, un problema que impide un normal desarrollo de un buen número de negocios y economías domésticas y que sigue lastrando las tasas de contratación y de crecimiento.

Como corrobora el Banco de España, el nivel de crédito a pequeñas y medianas empresas y a particulares se haya en cifras similares a las de hace una década, un dato que habla de la caída y la restricción del flujo crediticio en nuestro país y que trae asociada una situación de inestabilidad para muchos empresarios y familias. De igual manera, los emprendedores, encargados en muchas ocasiones de aumentar los niveles de contratación en la actual sociedad, ven imposibilitada su tarea empresarial y el despegue de sus negocios debido a la falta de crédito a la que las entidades bancarias tradicionales siguen sometiendo al conjunto de la sociedad, por lo que el nacimiento de nuevos negocios y actividades empresariales se ve abocado al fracaso incluso antes de empezar su desarrollo.

Ya sea por la cantidad de impedimentos que se interponen entre el crédito y sus destinatarios o por el alto porcentaje de los intereses o la falta de flexibilidad de muchos productos crediticios, la situación es que no son pocos los particulares y empresarios que ven dificultado cualquier intento de financiación a través de los canales habituales, algo que limita el acceso a una liquidez que, en muchas ocasiones, es vital en momentos determinados para que una empresa o una familia puedan seguir adelante con su vida normal. Esta situación, que lleva agravándose en los últimos años, ha encontrado una nueva ventana de esperanza gracias a los microcréditos concedidos por entidades especializadas, una oportunidad gracias a la cual muchos han hecho posible el mantenimiento o el lanzamiento de un negocio o, simplemente, han podido obtener el efectivo que les permita mantenerse a flote en el día a día.

Hablamos de compañías dedicadas a los créditos rápidos, unos productos que vienen determinados por una tramitación rápida y eficaz, en muchas ocasiones se obtiene la cantidad deseada en menos de 24 horas, y por una gran flexibilidad a la hora de determinar las cantidades a obtener y los modos de su devolución. Así, con compañías como k24.do, muchos empresarios y familias han encontrado una forma eficaz y sencilla de obtener la liquidez que las tradicionales entidades bancarias les niegan, una situación que se traduce en mayores facilidades para responder a los pagos habituales y en la posibilidad de desarrollar negocios que de otra forma se verían destinados al cierre o al despido de parte de su plantilla.

En resumen, las compañías de microcréditos, que suelen operar a través de plataformas online para facilitar el acceso y la rapidez de las tramitaciones, están consiguiendo relanzar los niveles de crédito en nuestro país, algo de lo que se están beneficiando directamente familias, emprendedores y pequeños empresarios que han encontrado una nueva vía para escapar de los estragos de la actual crisis financiera.