Modelos disruptivos, LatAm en la estela de la innovación

COMPARTE:

rompiendo moldes Como siempre, la incorporación de la tecnología en las industrias y organizaciones impone una necesidad de adaptación a quienes trabajan en ese ámbito. Además, las tecnologías novedosas aportan normalmente nuevas maneras de pensar los procesos de construcción pero también los de uso, y los consumidores suelen adaptarse muy rápidamente a las innovaciones en los distintos sectores. Como siempre, las tecnologías parecen avanzar cada vez más rápido, con la consecuente aceleración de los procesos de adaptación.

Latinoamérica y África muestran un crecimiento notable en el acercamiento a estas nuevas tecnologías, en la medida en que sus economías crecen, se actualizan y su población va consiguiendo el acceso masivo a la tecnología actual. Este fenómeno empieza a ser notable en Latinoamérica, aunque aún queda mucho por desarrollar, algunos proyectos destacan como punteros en la incorporación de tecnologías en diferentes ámbitos.

Hace un tiempo, Clarisa Herrera explicaba en PulsoSocial algunos ejemplos de modelos disruptivos que ya están funcionando en el ámbito latinoamericano. Por ejemplo, en turismo destacaba dos empresas que han sabido aprovechar los nuevos modelos de negocio que vienen de la mano de las tecnologías, Segundo Hogar y Zukbox.

En el mundo de la banca comentaba el curioso caso de Capitalizarme que ofrece a los pequeños ahorristas la posibilidad de invertir en negocios inmobiliarios. O el de Banlínea que pone a disposición de los visitantes la información sobre más de 1.200 productos financieros. Finalmente, nos habla de Afluenta que siguiendo la estela de las bancas colaborativas que surgieron a partir del crash de 2008 se ha instituido como la primer banca colaborativa de Latinoamérica.

LatAm muestra este primer empuje con más de un puñado de iniciativas que comienzan a sobresalir pero, además, no ha descuidado el aspecto educativo, en todos los niveles se generan nuevas posibilidades para la enseñanza aplicando las nuevas herramientas tecnológicas. Pero, el que destaca entre todos, es el ámbito infantil, no porque los proyectos en este ámbito resulten más innovadores, sino porque sientan las bases de la innovación del futuro.

En esta lista de app’s educativas, ya habíamos listado algunas de Latinoamérica. Ahora pensamos en proyectos más integrales que buscan introducir las nuevas tecnologías en la educación formal. Tal es el caso paradigmático de Robocode Chile donde conocen muy bien el potencial de la programación en el mercado laboral futuro, según ellos mismo cuentan en su página, sólo en EEUU para el año 2020 habrá 4,2 millones de empleos relacionados con la industria  tecnológica e informática.

El impresionante desarrollo de la industria del software en la India tal vez estuvo presente en la génesis de esta startup. Su propuesta es introducir la enseñanza de la programación y de las ciencias de la computación en la educación primaria, mediante una metodología definida y empaquetada pensada para aprender los lenguajes de la programación a partir de actividades de aprendizaje creativo vivencial con Robots. Está comprobado que los niños que aprenden programación desde pequeños “desarrollan y amplían el pensamiento lógico y las habilidades de resolución de problemas.”

Esta Startup es parte del programa Hacelera que cuenta con el apoyo de  CORFO dirigido a incentivar emprendimientos con un alto potencial de crecimiento. Otro actor relevante en la promoción de la educación en tecnologías e innovación es Microsoft con su conocido programa de escuelas innovadoras que se dedica a detectar, promover y ofrecer soporte teórico y técnico a escuelas que cuentan con una apuesta de valor en la educación para el futuro, pero esto ya cabe en otro artículo.

Y a ti ¿qué iniciativas disruptivas te han sorprendido con su apuesta por la tecnología? ¿qué opinión te merecen? Esperamos tus comentarios, comparte tu conocimiento, nos hace crecer a todos.