Nuevas tendencias de pago 2.0

COMPARTE:

El mundo de los negocios está cambiando, siempre adaptándose a los nuevos tiempos. La irrupción de la telefonía móvil y de las nuevas tecnologías ha hecho evolucionar también la manera en que compramos y, casi sin darnos cuenta, hemos interiorizado avances que nos hubieran resultado impensables hace unos años.

Más temprano que tarde, los usuarios vamos teniendo claro que en el futuro pagaremos con el móvil, aunque todavía no se ha dado con la solución que convenza a todos. El último informe de Gartner estima que a finales del 2014 habrá 245 millones de usuarios de pago móvil que moverán un volumen de 180 millones de euros, cifras que para 2017 se habrían triplicado.

Hace unos meses acudimos al Mobile World Congress, en esta edición se puso el acento, precisamente, en los sistemas de pago por móvil. Grandes empresas como MasterCard o Visa presentaron sus apuestas de pago electrónico para los próximos años. Nosotros tuvimos la oportunidad de entrevistar a emprendedores que se dedican a estas nuevas tecnologías o que ya las han introducido entre sus posibilidades de pago. Ahora, recuperamos estos ejemplos y resumimos las principales tendencias del pago digital que, en menos de lo que pensamos, van a formar parte de nuestro día a día.

Pago con móvil: NFC

Es una de las grandes promesas de los smartphones, pagar sin necesidad de la cartera, solo acercando el dispositivo móvil al cajero. La tecnología NFC (Near Field Communication) consiste en una serie de estándares para la transferencia de información de forma segura en distancias inferiores a un par de centímetros. Para que pueda llevarse a cabo, hay que disponer de un móvil preparado para albergar en su chip este protocolo, además de una tarjeta SIM, especial NFC, en la que se almacenan las claves de las tarjetas que se descarguen en el teléfono.

El servicio Google Wallet es, probablemente, el mejor ejemplo de esta ambición por proporcionar métodos de pago móvil inalámbricos. Los sistemas alternativos de Apple (Passbook) y de Samsung (Wallet) persiguen el mismo objetivo, aunque su aplicación práctica real aún está por verse.

Sacando provecho de los códigos QR

Otra de las tecnologías más decepcionantes de los últimos años parece haber cobrado protagonismo a partir de la necesidad de los smartphones de incorporar sistemas válidos de cobro. Los códigos QR siguen teniendo validez para facilitar algunos procesos de compra, pero el hecho de tener que “escanear” los códigos para luego acceder a las opciones que nos brindan resulta algo incómodo comparado con la capacidad que tiene la tecnología NFC de transmitir esos datos automáticamente en cuanto acercamos nuestro terminal a una etiqueta NFC con la información de un producto.

Así, al realizar la transferencia de información podríamos localizar determinados artículos en una tienda, pedir la ayuda de un asistente, o tratar de aprovechar cupones y ofertas, si están disponibles en el sistema al realizar el pago.

Localizando clientes: Beacon

La tecnología Beacon es de lo más innovador de esta lista, y sus opciones comerciales son realmente interesantes. Capaz de identificar a una persona que se pasea por una tienda y gracias a los servicios de geolocalización de su móvil y el reconocimiento previo de sus hábitos de compra online, el Beacon permite enviar mensajes al dispositivo con las ofertas que más encajen en el perfil del comprador que haya dado su conformidad con el sistema desde el móvil.

PayPal, uno de los gigantes del comercio electrónico, y Apple están detrás de la incorporación de Beacon en los dispositivos móviles. La guerra del pago 2.0 está en marcha, porque si Apple y PayPal apuestan por la tecnología Beacon, Google y las operadoras móviles apoyan la NFC.

Pagos para empresas: mPOS 

Los empresarios y emprendedores que cuentan con un negocio saben de la incomodidad e ineficiencia que supone el uso de un TPV y de las altas tasas que deben pagar a los intermediarios bancarios. La utilización de soluciones mPOS permite a este tipo de profesionales utilizar su smartphone para gestionar pagos desde un pequeño dispositivo (conectado físicamente, o mediante bluetooth) en el que se introduce la tarjeta para realizar el reembolso mediante una app.

Si la oferta triunfa puede suponer una revolución para un segmento, el de la PYME, que en España y Latinoamérica tiene gran importancia. Y permitirá incrementar el número de pagos con tarjeta en entornos en los que, habitualmente, nos vemos obligados a usar efectivo (como las visitas del fontanero a casa, o el pago en un mercadillo, entre otros muchos ejemplos).

¿Tu negocio incorpora ya alguna de estas nuevas tecnologías de pago? ¿Estáis pensando en incorporar alguna? Cuéntanos tu experiencia y conecta con otras empresas en IDaccion, nuestra plataforma para empresas, emprendedores y profesionales ¡Te esperamos!