Olímpicos y emprendedores

COMPARTE:

Londres organiza estos días los Juegos Olímpicos que reúnen a los mejores deportistas de todo el mundo. Algunos de ellos, cuando se retiran, emprenden una nueva vida en el mundo de los negocios. Es el caso de Magic Johnson, Li Ning, Oscar de la Hoya o Custodio Dalmau.

Uno de los casos más conocidos es el de Li Ning. El exgimnasta encargado de encender la llama olímpica en Pekín 2008 y ganador de 6 medallas olímpicas en Los Ángeles (3 de ellas de oro), es hoy un exitoso empresario gracias a la marca de ropa deportiva que lleva su nombre.

También el español Custodio Dalmau practicó la gimnasia artística y llegó al equipo olímpico antes de triunfar en Estados Unidos creando su propia empresa de diseño de ropa.

Otro ejemplo famoso es el de Magic Johnson, medalla de oro en Barcelona 92, y cinco veces campeón de la NBA. Retirado prematuramente al haber contraído el SIDA, dedicó su carisma y su talento a construir un imperio empresarial que incluye deporte, entretenimiento, medios de comunicación, restauración e inmobiliaria. Se calcula que sus empresas facturan unos 1000 millones de dólares al año.

El boxeador Oscar de la Hoya, también oro en Barcelona 92, se convirtió tras su retirada en el primer hispano con una empresa promotora de combates de boxeo en los Estados Unidos. Golden Boy Promotions tiene una importante fuente de ingresos a través del pay per view con más de 4 millones de visualizaciones anuales.

Pero, realmente, ¿el deporte ha sido para ellos una escuela o un obstáculo para los negocios? Lógicamente, dedicarse al deporte de élite, en muchos casos puede restar el tiempo dedicado a la formación, pero, por otra parte, muchas de las cualidades necesarias para triunfar en el deporte lo son también para hacerlo en la empresa.

  • Competitividad: contra los demás y contra uno mismo
  • Esfuerzo individual y máximo nivel de exigencia
  • Trabajo en equipo
  • Aspiración a la excelencia
  • Mejora continua
  • Autoconocimiento
  • Entrenamiento para explotar los puntos fuertes y minimizar los débiles

¿Conocéis otros casos de deportistas con éxito en los negocios? ¿Creéis que dedicarse profesionalmente al deporte puede ser un buen bagaje para emprender, o al contrario, es perjudicial?  Os invitamos a seguir la conversación en nuestro grupo para empresarios y emprendedores.