¿Problemas con los pagos de tus clientes? Alternativas financieras

COMPARTE:

gestión empresarial

En muchas empresas se suceden episodios de impagos de clientes y también de cobros a plazos. Los riesgos que asume una empresa financieramente en estas situaciones son elevados. El empresario debe adelantar el cobro de los clientes mientras no se produzca o se alargue más de lo esperado.

La morosidad es uno de los principales factores de la falta de liquidez de las empresas. El 5,39% de las relaciones comerciales resultan impagadas y las mayores afectadas son las microempresas, los autónomos y las pymes. Más de 400.000 empresas en España desde 2008 han tenido que cerrar ,según el estudio Informe sobre la morosidad del crédito comercial en España 2014, elaborado por EAE Business School y la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad.

Gestionar bien esta situación y, sobre todo, prevenirla es fundamental para la supervivencia de miles de negocios.

Medidas para evitar estas situaciones de impagos

  1. Actúa lo más rápido que puedas ya que si el tiempo transcurrido desde la obligación de pago es inferior a 30 días las posibilidades de cobro son del 98%, pasado un año está cifra desciende por debajo del 30%.
  2. Guarda toda la documentación que tengas del cliente, facturas, albaranes etc.
  3. Intenta hablar con el deudor y ofrece alternativas de pago, fraccionamiento de deuda, reconocimiento de deuda con pagarés o letras avaladas por personas solventes, pago en activos no dinerarios.. es mejor no discutir y llegar a un entendimiento si se puede.
  4. Puedes solicitar un informe sobre su situación financiera
  5. Si se te agota la paciencia puedes acudir a Entidades de Gestión de Cobro como las que forman la Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobro. Pero ¡recuerda que se quedan con un porcentaje!
  6. El último recurso es la vía judicial.

Alternativas de cobro del sistema financiero

Pero ¿qué medios tiene el empresario para protegerse de la insolvencia de sus clientes más allá de las normativas? El sistema financiero ofrece una serie de herramientas como el factoring y el confirming, y otras que también pueden ser útiles en determinadas circunstancias como el forfaitingy el seguro de crédito.

Factoring

El factoring o factoraje es una alternativa de financiación que se orienta preferentemente a pequeñas y medianas empresas y consiste en un contrato mediante el cual una empresa traspasa el servicio de cobranza futura de los créditos y facturas existentes a su favor y a cambio obtiene de manera inmediata el dinero a que esas operaciones se refiere, aunque con un descuento. Para ello, se constituye un contrato entre una empresa y un “factor”, que puede ser una sociedad que se dedique en exclusiva a gestionar este tipo de figura o un banco, una caja de ahorros o una cooperativa de crédito que comercialice este producto como una línea de negocio más. Las entidades de factoring se encargan de cobrar las facturas, recibos, letras, etc. pendientes de cobrar y las abona en la cuenta de la persona emprendedora a cambio de una comisión. Además, y según el tipo de contrato que firmen, asumen el riesgo de impago del deudor. La sociedad de factoring se ocupa de todos los trámites necesarios para que el deudor pague y del seguimiento del cobro de toda la cartera de clientes. El factoring sin recurso tiene, además, otros puntos a favor: la seguridad en el cobro, ya que el factor asume el riesgo de insolvencia del deudor tanto la de hecho como la de derecho. Ambas situaciones permiten al empresario cobrar el 100% del total de las facturas que ha “factorizado” en un plazo de entre 90 y 120 días posteriores a la fecha de vencimiento.

Confirming

El confirming es una operación financiera que consiste en un servicio administrativo-financiero mediante la intermediación de entidades bancarias que adelantan el pago a los proveedores, lo cual permite a las empresas obtener beneficios por pronto pago, pudiendo aplazar el pago de sus deudas. Por ello, la importancia del confirming no sólo radica en la posibilidad de facilitar la obtención de liquidez a los proveedores, sino en la prestación de los servicios de pago, con las consecuentes ventajas en cuanto a ahorros y poder de negociación. La gestión es, a diferencia del factoring presentado anteriormente, los pagos y no de los cobros. Es interesante para aquellas personas emprendedoras que quieran alargar el plazo de pago a sus proveedores y mejorar sus condiciones de compra. Por otro lado, es una fuente alternativa de financiación para los proveedores frente a préstamos y créditos tradicionales para que los titulares de cada factura tienen la posibilidad de cobrar por adelantado.

Forfaiting

Instrumento financiero mediante el cual una entidad llamada forfaiter compra una operación-ya sea en forma de letras de cambio aceptadas, pagarés avalados, créditos documentarios, etc. o cualquier otra forma de pago- a una empresa exportadora. El forfaiting puede servir para cobrar las operaciones que realices con clientes radicados en países que, bien por su falta de desarrollo, bien por su inestabilidad política o económica, tengan un elevado riesgo. Debido a dicho riesgo, la entidad de crédito que anticipa los efectoste exigirá normalmente que los mismos vayan avalados por el banco del importador u otra entidad financiera.

Seguro de crédito

Instrumento financiero para la cobertura de riesgos comerciales donde el factor es sustituido por una aseguradora, sin gestión de cobro ni posibilidad de financiación para la persona emprendedora. En este caso los empresarios deudores no se analizan en función de su solvencia como sucede en el factoring, sino que se estudian desde el punto de vista de una empresa de seguros. Esto implica que para cubrir una factura no sólo se valora el balance de la empresa deudora, sino cómo funciona el sector, qué ratios tiene comparados con los ratios medios del sector, etc.

Con estos mecanismos es posible paliar los estragos que causa la morosidad en las empresas, si bien, a cambio de reducir el riesgo, se incurre en un coste financiero que reduce el margen. Como en cualquier operación empresarial, se trata de calcular riesgos antes de tomar ninguna decisión. Esperamos que esta descripción de los distintos instrumentos ta haya sido útil. En IDaccion Business School disponemos de diversos cursos para gestionar mejor las finanzas de tu empresa y la administración de la tesorería, auténtico punto débil de muchas pymes en estos momentos difíciles.