Puentes educativos, por Francisco Torreblanca

COMPARTE:

Francisco Torreblanca es docente de marketing en diversas instituciones, especializado en Neuromarketing, Comportamiento del consumidor, Tendencias del nuevo consumidor, Marketing y pensamiento lateral, Marketing online y Social media marketing. 

Retos Educativos,chincheta

Comencé esta apasionante e increíble aventura profesional en mayo de 2013. Tuve la gran oportunidad de viajar a la ciudad de Medellín gracias a la confianza depositada en mí por la Institución Universitaria Esumer.

Mi misión, impartir el Módulo de Gestión de Marca en la Maestría de Mercadeo de esta institución de más de 40 años de existencia. Sin duda, el mayor reto como docente que había asumido hasta la fecha: un nuevo país, una cultura diferente, una coyuntura económica diferente.

Hoy son ya tres las experiencias que he vivido allí. Para mí es un sueño poder vivir esto, en un lugar que amo, con el que me siento plenamente identificado e integrado y donde he podido generar estrechos lazos profesionales y personales. Ahora es una ciudad con la que tengo un vínculo emocional intenso y para siempre.

He colaborado con otros centros educativos de gran nivel como la Universidad de Medellin, la Universidad Autónoma de las Américas, la Universidad EAFIT, la Institución Universitaria de Envigado, la Universidad Pascual BravoCesde o la Corporación Universitaria Minuto de Dios. Y eso me ha permitido buscar y encontrar muchos retos más.

Vivencias que me han permitido conocer las inquietudes de los alumnos, de los profesores nativos y de los responsables de las instituciones con las que he tratado, y sacar conclusiones interesantísimas.

Medellín fue nombrada en el año 2013 la ciudad más innovadora del mundo. La primera edición del premio, iniciativa de The Wall Street Journal, que se adjudica a la ciudad con mayor crecimiento económico y turístico. La victoria de Medellín frente a New York o Tel Aviv fue realmente aplastante, alcanzó el 70% de los votos.

Porque esta ciudad ha realizado una transformación increíble en los últimos años, ha construido infraestructuras espectaculares con las que la población se siente realmente involucrada y que han producido un avance sensacional.

Medellín hierve en ideas, en emprendimiento, en negocios y en querer hacer y aprender. Éste es el pálpito que me llevo. Algunas de las cosas que he visto tienen que ver con ese espíritu de crecimiento:

  • Un gran sentido de pertenencia de los ciudadanos. Un comportamiento que echo mucho de menos en otras ciudades turísticas. El “paisa”, nativo de Medellín, es, en general, amable, cercano, muy hospitalario y respetuoso; pero siempre con un tremendo sentido de pertenencia a su ciudad, su tierra, su gente. Lo que se puede decir, también, de toda la región, Antioquía, y de todo Colombia.
  • Respeto por la profesión docente. Desde el primer viaje me sorprendió la actitud hacia el docente y su figura. Al acabar cada clase, cada ponencia, cada jornada, muchos se acercan para agradecerte, bendecirte, transmitirte su admiración por venir de lejos a compartir conocimiento con ellos. En más de una ocasión me he emocionado y mucho, ese cariño es impagable y dice mucho de las personas.
  • Una enorme inquietud por aprender. Preguntan y buscan complicidad para aprender, para aprovechar la oportunidad. Suele ser muy interesante para el docente, saben transmitir sus inquietudes y consultan tu punto de vista como conocedor de otras culturas y conductas en el terreno empresarial.
  • Tecnologías sociales. Podemos encontrar de todo, expertos de talla mundial, como Juan Carlos Mejía, cuya masa de seguidores es impactante, hasta usuarios que están descubriendo este mundo poco a poco. Pero siempre con conciencia clara de su relevancia social en el mundo conectado.

Considero que está todo por hacer en este campo, quizás en España haya una mayor intensidad de los usuarios pero, en Medellín, la inquietud, y la apertura al mundo, van a ayudar mucho para alcanzar pronto niveles muy interesantes de interacción social.

  • La formación online se abre paso, aunque lentamente, combinándose con la presencial. Yo, por suerte, he sido testigo privilegiado a la hora de comprobar cómo el programa de Master online ha generado interés en la demanda potencial y gran satisfacción entre los alumnos.

Se trata del Master en Dirección de Marketing y Comunicación Empresarial de la Universidad Politécnica de Valencia, en cuyo programa trabajo como docente y como tutor de proyectos finales. Tuvimos un primer contacto educativo online a través de la plataforma Policonecta, de la Universidad Politécnica de Valencia, que permite emitir en directo las clases (contando con la diferencia horaria) o en diferido, pues quedan grabadas.

La primera experiencia fue increíble. El programa se llevó a cabo con éxito y ha sido especialmente valioso vivir la experiencia docente off line con alumnos que había conocido en el curso online. Conocernos en persona fue una sensación única, ha reforzado lazos y nos ha permitido comprobar presencialmente el éxito de los programas.

La próxima edición estará abierta a más ciudades del país que han podido comprobar el buen funcionamiento del Master online. Otro privilegio más.

La experiencia en Colombia es un paso fundamental en mi carrera profesional. Ahora queda todo por hacer y por aprender, hay un movimiento expansivo al que, cada día, se suman más ciudades de Latinoamérica. Esperamos seguir viviendo experiencias educativas online -offline que nos enriquezcan a docentes y alumnos en este intercambio absolutamente maravilloso.