¿Qué gestor de contenidos elegir para mi blog?

COMPARTE:

codigo
Como comentábamos en los dos primeros capítulos (1 y 2) de esta serie, ya tenemos un dominio y también tenemos un servidor para alojar nuestro blog corporativo. Ahora nos viene una decisión importante: ¿qué gestor de contenidos (o CMS, en inglés) elegimos?

Pero antes de adentrarnos en las respuestas, hagamos un poquito de historia.

Cuando nació Internet, las páginas se hacían en lenguaje HTML. Al principio se hacían directamente en código y poco a poco fueron apareciendo programas que facilitaban la creación de estas páginas. Pero en cualquier cas, estas páginas eran estáticas, si queríamos cambiar algo de nuestra página de inicio, por ejemplo, teníamos que ir a nuestro servidor y editar esa página con los nuevos contenidos. Cambiar una frase no era muy problemático, pero cualquier pequeño error a la hora de reeditar la página podía convertirse un un fuerte dolor de cabeza y obligaba a revisar todo el código.

WordPress-Joomla-and-Drupal

Todo esto empezó a cambiar cuando apareció el lenguaje PHP, que ofreció la posibilidad de convertir este contenido estático en dinámico. Es decir, se convertía a las webs en bases de datos en las que un título es un campo, un artículo es un campo, un autor otro campo, etc, etc.,

PHP se combinaba perfectamente con el gestor de bases de datos MySQL y con el servidor web Apache. Con este triunvirato ganador, cuyos elementos son software libre, se empezaron a crear por parte de usuarios o empresas varios sistemas para gestionar una web aprovechando el potencial del sistema. Algunos se fueron abandonando (PHP-Nuke o Post Nuke) y para no alargar la entrada podemos decir que hemos llegado a día de hoy con tres sistemas en los puestos de cabeza: Drupal, Joomla y WordPress.

Drupal

Drupal es un sistema del que comúnmente se dice que está hecho por informáticos para informáticos. Tiene una curva de aprendizaje bastante dura aunque esta parte mala de la rudeza del sistema se puede compensar por su flexibilidad.

Como ya decíamos en el capítulo anterior, su elección dependerá de lo que queramos hacer. Si queremos hacer un blog de empresa, no tenemos conocimientos de programación y no queremos pagar a nadie que nos haga un blog, Drupal no es nuestra mejor opción.

WordPress

WordPress es el sistema más extendido en el mundo de los blogs. Desarrollado por la empresa Automattic, su éxito se ha forjado a base de una gran facilidad de uso, una base de desarrolladores imponente y un excelente posicionamiento web de los blogs desarrollados con este sistema.

A parte de la instalación básica, podemos conseguir por la red miles de temas (plantillas) y plugins (tanto gratuítos como de pago) para conseguir un blog auténticamente profesional.

Joomla

Hemos dejado Joomla para el final, porque se encuentra un poco en medio entre la exigencia de Drupal y la facilidad de WordPress.

Joomla intenta ser amigable para el usuario pero aún así hay que conocer ciertas interioridades del sistema para darle un máximo rendimiento. Para hablar claro, no es tan intuitivo como WordPress. También se pueden encontrar componentes y extensiones por la red pero no en un número tan elevado como en WordPress. De todos modos, si aún sin tener el perfil de programador, tenemos el perfil inquieto y con ganas, puede ser una buena opción, tanto para construir nuestro blog como por el aprendizaje.

 

Si echamos un vistazo a la distribución de estos sistemas por el mundo del blogging, no hay color:

marketshare_top1m

 

wp_joomla_drupal

Nuestra recomendeción no difiere de la mayoría. Para un blog de empresa, que creemos y gestionemos nosotros mismos el CMS más indicado nos parece que es WordPress.

En el próximo capítulo de esta serie, avanzaremos por este camino, comentando algunos diseños y plugins que podemos incorporar a nuestro blog para hacerlo más vistoso y eficiente.