Roger Antunez: “Si un proyecto es bueno la financiación nunca es lo más difícil”

COMPARTE:

Roger Antunez creó su primera empresa a los 18 años, ArcalisTV, un software para televisiones que todavía sigue en marcha en algunos canales locales. Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones y al acabar creó Wings for Media: un enlace de vídeo para televisiones ultra-portátil que funciona con 3G y sustituye las unidades móviles por satélite. Paralelamente estudió un MBA. Actualmente está inmerso en el desarrollo de nuevos proyectos. Ha aprendido a ignorar a los que dicen que algo es imposible, porque la única manera de saberlo es haciéndolo. Y a eso se dedica: a hacerlo.

Roger Antunez

Emprendedor en serie

Con 18 años creaste tu primera empresa. ¿Cuándo supiste que querías ser emprendedor?

En realidad nunca he querido ser un emprendedor, ni con 18 años ni ahora. He tenido la suerte de poder trabajar siempre en lo que he querido y ha dado la casualidad de que en varias ocasiones mi intuición me ha llevado al mundo de las startups.

¿Cómo fue la reacción de tu entorno (familia, amigos, profesores) al saber que habías decidido crear tu propia empresa?

Mi familia siempre me ha apoyado y este caso no fue una excepción, se lo tomaron con normalidad. Antes de esto ya hacía años que trabajaba por mi cuenta haciendo páginas web como freelance.

¿Contaste con algún tipo de apoyo externo: asesoramiento, mentoring…?

Empezamos ArcalisTV en 2004, hace 10 años, y entonces este tipo de recursos no eran tan habituales como lo son ahora. Seguramente existiera el mismo concepto con otro nombre, pero nosotros ni lo sabíamos.

En el equipo éramos 5 co-fundadores, 3 compañeros de universidad y los otros dos eran profesionales con buena experiencia en el sector. Trabajamos como nos decía nuestro sentido común, es decir, duro y desordenado.

Como trabajamos duro y había gente con mucho talento en el equipo logramos incorporar en el producto algunas funcionalidades muy potentes y novedosas. Pero como trabajamos desordenado, a medida que el software crecía, cada vez era más inestable. Ahora a esto se le llama “deuda tecnológica.”

¿Qué aprendiste de tu primera experiencia?

Llegamos a instalar el software en varias televisiones locales y en uno de los primeros canales online del país. A fecha de hoy todavía quedan un par que continúan emitiendo las 24 horas del día con nuestro software, y una parte del equipo hizo un spin-off del proyecto que está en activo. Es bueno ver que todavía hay una parte del proyecto que sigue viva.

Durante ese camino el tópico, que mucha gente te dirá, de que lo que quieres hacer es imposible fue una constante, aprendí que en general no es relevante lo que la gente crea que es posible o imposible, importa lo que realmente es posible y lo que no. Y para saberlo casi siempre no queda otra que hacerlo.

Lo más valioso que aprendí fue lo que no hay que hacer, los muchos errores que cometimos, todos ellos clave dentro del proceso de desarrollo de producto y de negocio de una startup. Los tengo apuntados en una lista y a veces cuando tengo la sensación de que voy a tropezar otra vez con la misma piedra voy y repaso la lista. Me ha ahorrado más de una caída.

Luego fundaste Wings for Media, un proyecto más ambicioso ¿en qué consistía?

wings

Wings For Media

Un enlace de vídeo ultra-portátil para substituir las furgonetas que emiten por satélite. Nuestro producto ocupaba lo mismo que una petaca de batería, y suponía un ahorro de más del 80% del coste. Esto se puede conseguir agregando canales 3G, es como transmitir desde 12 móviles a la vez.

En realidad no inventamos nada, cuando empezamos ya había gente trabajando en este tipo de sistemas. No fuimos los primeros en salir, pero los productos existentes eran ordenadores de sobremesa metidos en mochilas. Teníamos muy claro que eso no era lo que querían las televisiones, así que nos arriesgamos a un desarrollo tecnológico mucho más ambicioso y lanzamos la primera solución 100% hardware del mercado.

¿Qué fue lo más difícil: obtener financiación, desarrollar el producto, comercializarlo…?

En 2010 conseguir inversión era más fácil que ahora, el tamaño medio de una ronda era bastante más alto y había menos proyectos con los que competir. Ahora hay más proyectos y los inversores buscan operaciones más pequeñas, pero al final si un proyecto es bueno la financiación nunca es lo más difícil. Si en un proyecto lo más difícil es financiarte, posiblemente tengas problemas de fondo mucho más graves aunque no lo sepas.

Lo difícil es ejecutar la idea, por eso se dice que el éxito es 10% idea y 90% ejecución. Nuestros dos primeros años de ejecución consistieron en desarrollar la primera versión del producto, entonces eso era lo más difícil. Luego, cuando empezamos a vender, eso se convirtió en lo nuevo más difícil, y mejorar el producto ya no parecía tan complicado como al principio.

En este caso operabas en un mercado internacional con competencia también internacional. Competir globalmente ¿asusta, motiva o te obliga a mejorar?

Cuando nosotros lanzamos el producto al mercado ya existían varias alternativas de calidad. El mar que al principio se veía azul se había teñido de rojo para cuando nos habíamos metido dentro.

En el lado comercial había mucho cuerpo a cuerpo con la competencia. El cliente siempre quiere hacer pruebas de las diferentes alternativas antes de elegir y el día de la demo tienes en la misma mesa productos de competidores de Israel, Estados Unidos, Francia… eso asusta la primera vez, luego te acostumbras y ayuda mucho a mejorar, especialmente a priorizar las mejoras.

Pero, aunque la presencia de la competencia llegue desde el lado comercial, se vive por todas y cada una de las personas del equipo. En una startup todo el mundo está muy cerca, todo el mundo lo vive todo, y eso es algo muy bueno, tener a todo el mundo en la línea de fuego.

La competencia también suele tener mucho peso en el diseño de producto, pero yo pienso que el proceso tiene que estar muy aislado. Obviamente, se tiene que tomar en consideración, pero tu producto nunca tiene que ser un anti-competidor, eso te hace débil, dependiente y diluye tu identidad. Los productos anti-competidor están condenados a ser irrelevantes.

¿Contar con buena tecnología es la clave para tener éxito? ¿Qué otros factores son importantes?

Las startups suelen encontrar nuevos modelos de negocio potencialmente rentables gracias a la innovación, que no tiene por qué ser innovación de producto como en el caso de Wings for Media o ArcalisTV, pero es cierto que hay muchas innovaciones que tienen “base tecnológica.”

Claves de éxito y de fracaso hay muchas, pero si tuviera que elegir una con lo ojos tapados escogería el equipo, las personas que ejecutan la idea y operan la compañía son las que la llevarán al éxito o al fracaso. El equipo es la llave maestra, la clave de todas las otras claves.

¿Qué nos puedes contar de tu actual proyecto?

Roger Antunez

Roger Antunez

Actualmente estoy trabajando con uno de mis ex-compañeros de Wings for Media en SunlightScore, una solución que permite conocer cómo será la luz del sol en el interior de la vivienda, a cualquier hora del día, todo el año. Es un producto para portales inmobiliarios, que les permitirá ofrecer esta información tan valiosa para los usuarios finales en sus anuncios existentes.

La tecnología ya está probada, obtenemos una precisión de más del 90%, y tenemos una versión alpha del producto. Estamos desarrollando la versión comercial que empezaremos a integrar en algunos de los portales más importantes del país después del verano.

Estamos en pleno proceso de búsqueda de advisors y pequeños inversores que tengan una destacada carrera en el sector para complementar al equipo con su experiencia.

¿Crees que es un buen momento para emprender?

No creo que sea un momento especialmente bueno ni malo. Hoy hay muchos recursos para emprendedores y la situación del mercado laboral es una gran oportunidad para reclutar talento. De otro lado, la crisis hace que vender sea más difícil que en otras épocas, y eso obviamente tiene un peso muy negativo para todas las empresas.

¿Qué consejos darías a quien esté pensando en lanzar su proyecto?

Que no hagan caso del 99% de los consejos que reciban, y que escojan muy bien el otro 1% y realmente lo lleven a la práctica.

No creo que pueda dar un consejo de calidad de forma generalista, pero si me tengo que mojar diría que trabajen bien, que es diferente de mucho. Bien es entregar resultados relevantes de manera sostenida en el tiempo, con garantías, cumpliendo las promesas, hacer una semana excepcional por cada 3 malas no te lleva a ningún sitio.