¿Te APPtece comer?

COMPARTE:

APPtece

El mundo de los restaurantes ya no es lo que era. La aparición de las nuevas tecnologías han cambiado por completo la manera de los profesionales de la restauración de relacionarse con los clientes, aunque si bien es cierto que no hay una aplicación que permita degustar un buen plato, los smartphones y la web 2.0 han revolucionado el mundo de los restaurantes.

Esta semana hemos estado hablando de cómo los nuevos modelos de negocio y las nuevas maneras de emprender son capaces de revolucionar, no sólo el funcionamiento de una empresa, sino también el de todo un sector industrial. Pero romper paradigmas no significa eliminar el significado ni mucho menos, la autenticidad del producto. Con los restaurantes, pasa lo mismo. Los nuevos tiempos aprietan y la revolución llega en forma de APP.

Diferenciación y posicionamiento

De nuevo, no hay substitutivo digital a una exquisitez culinaria, pero los profesionales de la hostelería y la restauración han puesto el ojo en dos frentes: la diferenciación y el posicionamiento. Por diferenciación entendemos la oferta culinaria. Los chefs y las firmas cada vez cobran más protagonismo y hacerse un nombre en un sector tan competitivo como el de la restauración pasa por ofrecer algo que diferencie del resto.

Por otro lado, posicionarse. Los restaurantes se han dado cuenta del enorme potencial que hay en el mundo de los smartphones y ya no vale con tener presencia en el web, sino que ahora la batalla se libra en las pantallas del Apple Store o de Google Play. ¿Por qué? Las cifras no mienten, ahí van dos que ejemplifican porqué la oferta y la demanda de los restaurantes se ha trasladado al ámbito 2.0, cerca del 30% de los restaurantes recurre a servicios de marketing que emplean el geoposicionamiento de los smartphones y más del 40% de los clientes utiliza el dispositivo móvil para reservar mesa en un restaurante. Nada mal…

¿Alguna vez os han “atracado” los promotores de algún restaurante mientras paseabais por el centro de una ciudad europea para que cenéis allí? Pues ahora, los restaurantes han adoptado una estrategia mucho más digital y han preferido hacer este posicionamiento en las aplicaciones; lo mismo que en su día consiguió Booking con los hoteles, ahora están intentando conseguirlo un sinfín de aplicaciones que también intentan hacerse un sitio en los bolsillos de los usuarios y en los escritorios de sus smartphones.

Aplicaciones para todos los gustos

Que las aplicaciones de restauración están en auge lo demuestra la compra de Lafourchette (marca global de la aplicación conocida en España por ElTenedor) por TripAdvisor (uno de los grandes y de los pioneros de la hostelería digital) por cerca de 1400 millones de euros. ElTenedor es una de las muchas aplicaciones en el mercado, y de las más destacadas, puesto que es la aplicación líder en Europa de reservas en restaurantes. Por cierto, TripAdvisor está controlada mayoritariamente por los dueños de Smartbox, otra de las revoluciones para el posicionamiento (en este caso más offline) para el sector de la restauración.

De aplicaciones de reservas hay para derribar un tren pero todas se basan en un mismo modelo de negocio: cupones de descuentos para atraer clientes y dar visibilidad a los restaurantes. Y todo ello, basándose en una herramienta indispensable como es la geolocalización. Ahí Foursquare es la reina. Esta es la red social que combina geolocalización con la publicación de servicios útiles. Para muchos negocios es una aplicación prescindible, pero para los restaurantes es donde empieza todo.

Para comer con descuento, ElTenedor, Restalo, Discalis o, incluso, aplicaciones de empresas consolidadas como 11870 o Atrápalo. Entre ellos mantienen una lucha para hacerse con el cetro de las reservas online. Todas ellas intentas incorporar un carácter social a la aplicación y crear comunidad (que sean los mismos usuarios los prescriptores). Ahí están aplicaciones como Yelp!, Forkly o Foodspotting.

El menú, para los usuarios, está servido, pero para los profesionales empieza el turno. No vale con ser, se tiene que estar, la red ofrece una infinita posibilidad para promocionarse y hacer crecer el negocio.