Trucos, tretas y triquiñuelas para hacer un evento distinto

COMPARTE:

 

El pasado 20 de diciembre asistimos al Social Media Care, un magnífico evento organizado en Barcelona por Víctor Martín -emprendedor, experto en marketing y comunicación digital- en el que tuvimos la ocasión de aprender de algunos de los mejores expertos en marketing online y Social Media, y también de ser solidarios aportando comida para un comedor social del barrio del Raval. El evento, que contó con la colaboración de IDaccion, fue un éxito total y logró reunir 462 kg. de comida envasada (que se redondearon a más de 500 kg. con la ayuda de un patrocinador).

Esta experiencia nos llevó a preguntarnos sobre cuáles son los mecanismos que hacen que un evento se convierta en algo especial. Los eventos son una gran herramienta de comunicación que nos permite interactuar con nuestros clientes y con otros grupo de interés como proveedores, inversores,  red de ventas, influenciadores, medios de comunicación o incluso, la competencia. El problema es que a diario se organizan todo tipo de eventos  (presentaciones, workshops, foros de finaciación, formación, networking…) tantos, que nos puede costar convencer a nuestra audiencia de que vale la pena asistir al que hemos organizado nosotros.

A continuación os proponemos unos cuantos trucos, tretas y triquiñuelas (todas honestas, eso sí) para hacer que vuestro evento se convierta en una experiencia que nuestra audiencia recuerde.

  1. Eventos 2.0. Esto es fácil, crea un microsite y/o hashtag para tu evento y permite que la gente pueda seguirlo por twitter e incluso pueda participar a distancia haciendo preguntas o participando en el debate. También puedes retransmitir el vídeo en directo a través de Internet.
  2. Movilizar a favor de una causa solidaria. En el fondo, todos somos buena gente y nos gusta ayudar al prójimo. Propón a los asistentes la posibilidad de realizar una aportación con fines benéficos, ya sea una  económica, en especie o comprando un producto solidario.  Si el evento nos es útil y además nos hace sentirnos útiles, tenemos mucho ganado.
  3. Regala algo. Ojo, no se trata de comprar a tu audiencia, pero quizás sí puedes ofrecer algo que tenga valor para tu público, aunque no tenga un gran valor económico. ¿Tienes algún producto exclusivo que ofrecer? ¿Pueden ser los primeros en probar algo?
  4. Cambia las reglas. En la mayoría de eventos hay algunos (pocos) que hablan y otros (muchos) que escuchan. ¿Y si cambiamos las reglas y damos más importancia a nuestra audiencia? Cambia otras reglas: normas de protocolo, el vestuario, la disposición de la sala
  5. Eventos sostenibles y socialmente responsables. ¿Ofreces un cátering? Cuenta con una de las muchas Empresas de Inserción y Centros Especiales de Empleo que ofrecen estos servicios. Calcula la huella ambiental de tu evento, elimina el papel innecesario, y si lo utilizas que sea ecológico. Y, sobre todo, si haces todas estas cosas, asegúrate de que tu audiencia lo sepa.
  6. Eventos exclusivos. Como dijo Groucho Marx “nunca pertenecería a un club que aceptase como socio a alguien como yo”. En nuestro caso, ¿quién quiere ir a un evento al que puede ir todo el mundo? Invitaciones personalizadas, plazas limitadas, posibilidad de invitar a alguien igualmente “selecto”… son detalles que pueden hacer sentir a nuestros invitados que han sido “elegidos” para participar, y que sea más difícil que rechacen la invitación.
  7. Cuenta una historia. ¿Cómo comunicas tu evento? ¿Envías una invitación con toda la información necesaria: fecha, hora, lugar…? ¡Error! Cuenta una historia, ¿Quién organiza el evento? ¿quién participa? y sobre todo: ¿Por qué? Los mercados son conversaciones, y en ellas, cada uno intenta contar su propio relato.
  8. Busca un lugar especial. Según sea tu evento puedes hacerlo en tu local, en la calle, en un auditorio… Piensa que puedes transformar un lugar anodino en uno especial: por ejemplo creando un espectáculo en la calle o decorando tu local de una manera distinta. Otra opción es buscar un espacio singular que pueda motivar que alguien venga aunque sea sólo para verlo: un edificio normalmente cerrado al público, un edificio emblemático o en ruinas…
  9. Enseña algo. No estamos abogando por el “destape” no. Enseña, en el sentido pedagógico del término. Aunque el evento no sea específicamente una formación, a tus interlocutores puede interesarles actualizar sus conocimientos en algún ámbito específico: desde cómo gestionar un blog, hasta la técnica del punto de cruz. A partir de este gancho atráeles hacia lo que te interese: desde tus servicios como community manager hasta tu tienda de hilos y tejidos.
  10. Invita a “famosos“. Es un clásico, antes de decidirte a ir a una fiesta preguntas ¿quién va a ir? Muchas marcas crean expectación para sus eventos invitando a famosos: actores, cantantes futbolistas, políticos… Pero ¿son estos personajes los que atraerán a tu público? ¿Quienes son los “famosos” que motivarán a tu target? Uno o varios expertos conocidos en un tema, un tuitero de moda, un artista … Si consigues que además de participar (aunque sea sólo como asistentes) lo comuniquen a sus círculos físicos y virtuales, te habrás ahorrado mucho trabajo de promoción.
  11. Propón un juego. La gamificación es una clara tendencia para interactuar con la audiencia. Propón un juego de manera que tus interlocutores puedan participar antes, durante y después del evento. Competir, pasar a la siguiente pantalla o simplemente ver cómo acaba, son grandes alicientes para muchos de nosotros.

Esperamos que estas ideas te puedan ayudar para crear eventos distintos que capten el interés de tu audiencia. Pero son solo unas sugerencias. Nos importa tu experiencia ¿Qué tretas, trucos y triquiñuelas te funcionan para hacer que todo el mundo quiera venir a tu fiesta? Cuéntanoslo en el blog o en nuestra comunidad para emprendedores y empresarios en Linkedin.

trucos evento